La reina emérita Sofía | EFE

Comida con bronca. Tortazo (y de los gordos). La reina Sofía muda. Sale esto

stop

El tenso momento que todos recuerdan en la Casa Real

02 de marzo de 2020 (13:12 CET)

Por mucho que de cara a la galería la Casa Real siempre intente dar una imagen de unidad y de buen rollo, es de sobras conocido que la tensión interna es cada vez más insoportable. Sobre todo, en referencia a Letizia con su familia política.

Es más, cada día que pasa la distancia entre la actual reina y sus suegros y sus cuñadas es cada vez mayor. Tanto física como emocional. Eso sí, no es algo que sea precisamente nuevo. Todo lo contrario.

Como bien saben los que siguen de forma habitual el día a día de la monarquía, Ortiz nunca fue bien recibida en La Zarzuela. Ya desde el primer momento en el que la entonces periodista puso un pie en palacio, sus suegros, sobre todo Juan Carlos I, le dejaron muy claro que no le iban a poner las cosas fáciles.

De hecho, presionaron a su hija, Felipe, para que se alejara de Letizia. Pero el futuro heredero hizo caso omiso a las advertencias. Eso sí, teniendo en cuenta que el emérito nunca ha destacado por ser un hombre sutil en sus palabras y en sus gestos, siempre que ha podido le ha dado una buena ‘puyita’ a su nuera.

El lío en la comida

Y uno de los momentos más recordados en este sentido y que ahora aparece en el libro del escritor argentino Leonardo Faccio Letizia, la reina impaciente, fue una comida en la que Juan Carlos le pegó un metafórico tortazo en forma de corte a su nuera.

La Reina Letizia, el Rey Felipe VI y el rey emérito, Juan Carlos I | EFE

Debemos situarnos en la época en la que Letizia no era ni Princesa de Asturias y en la que la Guerra de Irak cubría buena parte de las portadas de todos los medios. Letizia, que había estado allí como reportera, dio su punto de vista en una comida en la que estaban sus suegros junto a Constantino de Grecia y su mujer.

Una opinión que, ya fuera por lo largo de su discurso (10 minutos) o por su contenido, no gustó a su suegro que, sin cortarse un pelo, no se le ocurrió otra cosa que humillarla delante de todos con la siguiente frase: “Letizia, ya sabemos que eres la más inteligente de la familia, pero por favor, deja hablar a los demás”. Y todo ante la atenta mirada de una reina Sofía que, como siempre, permaneció muda.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad