chelo garcía cortés

“Cocaína y alcohol” Lo mandan para casa. Chelo García Cortés se lo veía venir. Fulminado

stop

La colaboradora de Sálvame no degustará el plato que tenía preparado en la última cena

12 de junio de 2020 (12:20 CET)

La semana pasada Chelo García Cortés fue quién se puso el delantal junto a su exquisita compañera María Patiño. Mientras la gallega triunfó con el pulpo, la catalana hizo un auténtico desastre con la pasta. La última cena anotó un buen 16% cuota de pantalla. Sin Tu cara me suena haciéndoles frente, Sálvame ha recuperado la noche de los viernes. El formato de Gestmusic les desbancó el Deluxe, por este motivo ahora se emite los sábados. Finalmente Telecinco ha logrado mantener el programa en parrilla hasta seis días consecutivos. Los viernes con hasta diez horas consecutivas. 

Sálvame se las sabe todas y por eso han ideado la última cena, un ven a cenar conmigo salvamizado. Cada semana dos parejas de colaboradores cocinan un menú con la ayuda de dos importantes chefs, Begoña y Sergi Arola. Y como no, también vuelan los cuchillos. Este viernes estaba programado que se pusieran el delantal Marta López, la nueva colaboradora, y Alonso Caparrós. 

kiko hernández y marta lópez en la última cenaNo obstante, Telecinco ha hecho un cambio de última hora. Desde el miércoles emite un anuncio en el que ya no aparece Alonso y en su lugar está Kiko Hernández. Una buena estrategia para que ambos limen asperezas. Marta López y Kiko Hernández eran muy amigos, pero el último episodio de la colaboradora les ha separado. Además, Sálvame no quiere bajar el listón de audiencias. Marta no es un personaje muy atractivo para la audiencia y Alonso tampoco, por este motivo le han cambiado por el colaborador más querido del programa. 

Se desconoce el motivo oficial que ha llevado a Telecinco a tomar esta decisión ni si Alonso Caparrós estará en la cena como ha hecho en las últimas tres entregas. Tras años desaparecido, Alonso regresaba a Telecinco para contar su drama. El mítico presentador tocó la gloria y se hundió en un pozo oscuro y sin fondo. Las drogas y el alcohol estuvieron presentes en su día a día. En una entrevista reconoció su adicción a la cocaína. "Soñaba con montañas de cocaína", explicaba no sin cierto pesar.

Caparrós reconoció que llegó a consumir "lo suficiente como para matar a siete caballos. No te lo puedes imaginar. No había fin, hasta que mi cuerpo no podía más". "Era para morir. Luego vinieron los episodios de ver la muerte aquí cerca, porque tu cuerpo cada vez aguanta menos y se va rindiendo", reconocía sin tapujos. 

 

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad