Cambio in extremis en el acuerdo de divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas 

Enrique Ponce y Paloma Cuevas firmarán el divorcio en las próximas semanas y ya han dejado todo bien atado. La ex pareja mantiene un trato cordial

Fotografía: Cambio in extremis en el acuerdo de divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas 
Fotografía: Cambio in extremis en el acuerdo de divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas 

Se acerca el final para el matrimonio formado por Enrique Ponce y Paloma Cuevas. La pareja ya se encuentra un paso más cerca de terminar su vínculo. La pareja está separada desde hace meses, incluso antes de que saliese a la luz la relación entre el torero y Ana Soria. Durante este tiempo, tanto Enrique Ponce como Cuevas, que mantienen una relación cordial han intentado cerrar de mutuo acuerdo todos los detalles.

La pareja tendrá un único abogado. Éste se encargará de acordar todo lo relacionado con sus dos hijas y el patrimonio que tienen en común. Sin embargo, en los últimos días antes de hacerse efectivo el divorcio se han dado una serie de cambio in extremis, como por ejemplo el lugar de residencia.

Fotografía: Cambio in extremis en el acuerdo de divorcio de Enrique Ponce y Paloma Cuevas 

En un primer momento parecía que sería la empresaria quién residiría en pleno centro de la capital para la comodidad de sus hijas y el torero se iría a las afueras. Parece que todo ha cambiado en el último momento.

Según informa el portal ‘Jaleos’ y el programa ‘Es la mañana’, finalmente sería Paloma quién ocuparía el chalet que la pareja posee en la urbanización ‘La finca’. Una espectacular casa. Mientras tanto Enrique podría vivir y disfrutar del piso que ambos tienen en la céntrica calle Pintor Rosales. El motivo no es otro que el cuidado de los padres de Paloma. Ésta quiere estar lo más cerca posible de ellos. Además, en esta residencia puede acomodarles un salón y una habitación con cuarto de baño para ellos solos, independientemente a la casa.

A Enrique Ponce no le importaría ya que él pasa mucho tiempo fuera de la capital por compromisos profesionales y no necesita una casa tan grande ahora mismo. Además, la casa de ‘La Finca’ fue un regalo del padre de la empresaria a la pareja. Victoriano Valencia, tal y como explica el citado portal, obsequió a la entonces pareja con esta parcela en la que Enrique y Paloma proyectaron su hogar en común.