Bochorno. Acusan a Paz Padilla y a su hija, Anna Ferrer, de copiar sus joyas a esta marca

stop

La presentadora gaditana reabre su negocio, No Ni Na, en Cádiz, junto a la influencer

Anna Ferrer y Paz Padilla

02 de julio de 2020 (11:50 CET)

Paz Padilla y Anna Ferrer comparten negocio. Ambas se han hecho empresarias, más allás de sus trabajos como actriz e influencer, respectivamente. A la familia Padilla le tocó de lleno la crisis del coronavirus. Su tienda de moda y accesorios, situada en Zahara de los Atunes, tuvo que echar el cierre temporalmente con lo que ello conlleva. Cerraron en octubre e iban a volver a abrir para Semana Santa con la llegada de turistas, sin embargo sus planes cambiaron. El pasado 17 de junio volvieron a abrir No Ni Na. 

Además, han inaugurado por fin página web, donde se puede ver por el momento una colección de sudaderas y camisetas exclusivas de la marca y un apartado de accesorios. Esta propuesta de bisutería llega de la mano de Anna Ferrer. Ella misma ilusionada hablaba en un vídeo de esta colección de joyas. Las piezas ya han visto la luz y para nada son exclusivas, como daba a entender la influencer. No es ninguna colección propia. 

Al contrario que las prendas mostrada en la web, que son diseños específicos de No Ni Na y tienen su logo bordado en el pecho, el apartado de piezas de bisutería no es más que una selección de sus alhajas favoritas de otros proveedores. Estas mismas joyas se pueden encontrar en marcas como Crey Handmade, Trium Jewelry o By Lia.

Arriba, captura de la web de No Ni Na, debajo, las web de Trium Jewelry y By Lia.

Finalmente no se trata de una colección propia de collares, pulseras, pendientes, anillos y tobilleras. Paz Padilla y Anna Ferrer no han hecho ningún proceso creativo, más bien selectivo. Son 20 piezas plagiadas de otras webs. 

Sin embargo, el precio es más accesible para todos. Son más baratos que en el resto de webs. Por ejemplo, una misma joya en By Lia, a 38 euros, se puede encontrar en No Ni Na a 28 euros. Una rebaja considerable de 10 euros. 

La web está consiguiendo una avalancha de visitas y el negocio está funcionando mucho mejor que en sus primeros meses, dado que ahora ya pueden llegar a todo el país de forma online. Algo que sus seguidores agradecen. También han mejorado en el abastecimiento de productos. Ya no solo hay una prenda de cada talla. También han reducido el precio de sus productos. Anna Ferrer y Paz Padilla han hecho caso a todas las críticas surgidas en la primera temporada. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad