Edmundo y María Teresa Campos

“¡Bertín Osborne saca la porquería de María Teresa Campos!” (y huele que apesta)

stop

La presentadora ha decepcionado al cantante de rancheras por su actitud

02 de agosto de 2019 (14:37 CET)

La última vez que pudimos ver a María Teresa Campos en televisión fue en la entrevista que Bertín Osborne realizó a Edmundo Arrocet en la casa de la presentadora. El cantante de rancheras y la periodista siempre han tenido una buena relación y han hecho gala de ello. Sin embargo algo que pasó en el programa habría hecho cambiar la percepción de Bertín. 

María Teresa Campos tiene muchas ganas de volver a tener un programa a su altura. Desde la cancelación de Qué tiempo tan feliz, la presentadora no ha vueto a ningún espacio de ninguna cadena. Se habló de un nuevo programa en otoño en TVE, pero parece que este sueño se habría desinflado. La malagueña tiene un gran afán de protagonismo y le encanta la televisión como a nadie. 

María Teresa Campos Mi casa es la tuya

Ella ya tuvo su oportunidad en Mi casa es la tuya y ahora era el turno de su pareja. Sin embargo la periodista no quería perder la oportunidad. Estaba pactado que María Teresa Campos apareciese en el programa para saludar a Bertín y su pareja, pero después desaparecería. A ella no le pareció bien y quería estar presente en casi todo el programa. Consiguió estar durante el momento de la comida. Pidió un cambio de guión si querían hacer el programa y grabar en su casa. Finalmente se hizo pero no gustó ni un pelo al presentador del espacio. 

Parece ser que a María Teresa Campos no hay quién le lleve la contraria. Según fuentes cercanas a ella, la presentadora tiene muy mal carácter y mucho más ahora que parece no encontrar su espacio y que sus hijas, siempre salvadas por ella, están en la cuerda floja. Si ella encontrase un programa sus hijas estarían a salvo durante una larga temporada. 

Bertíin Osborne desconocía esta cara B de la presentadora y se fue muy decepcionado. De hecho no ha vuelto a dirigir la palabra a la presentadora desde aquella grabación. No había visto nunca esos aires de diva tan impropios para alguien tan campechano como Bertín. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad