Emily Ratajkowski

Así se hizo famosa Emily Ratajkowski: Mira el vídeo (y es de cuando no la concia nadie)

stop

Las imágenes de la modelo de las que todos hablan

08 de octubre de 2019 (17:45 CET)

No es precisamente que Emily Ratajkowski es una de las modelos más famosas del panorama actual. Entre otras cosas porque, como ocurre con otras como Kendall Jenner, Hailey Baldwin o Gigi Hadid, es una de las más seguidas en las redes sociales.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

flip book

Una publicación compartida de Emily Ratajkowski (@emrata) el

Unas redes sociales en las que Emily, como bien saber sus seguidores, deja muy pero que muy poco a la imaginación. Sabe que tiene un “cuerpazo” como aseguran muchos de sus más fieles, y suele colgar fotos en su perfil que suben la temperatura de las redes sociales.

Sin embargo no siempre ha sido una estrella. Ni de lejos. Es más, hace apenas unos años Emily era una perfecta desconocida que ni soñaba con tener la fama que tenía hoy en día ni los más de 24 millones de seguidores que acumula ya en Instagram.

El vídeo que le cambio la vida

Su vida dio un giro radica en el momento en el que decidió participar en el polémico videoclip de Robin Thicke y Pharrell Williams, Blurred Lines. Un videoclip del cual se grabaron dos versiones: una de ellas muy explícita en el que tanto Emily como el resto de mujeres que aparecieron en él lo hicieron casi desnudas y otro en el que aparecen vestidas.

Un videoclip que le ha cambiado la vida. Y es que, a partir de entonces, su fama se disparó. Empezaron a llegar los seguidores a su cuenta de Instagram, los contratos con las grandes marcas de ropa, su propia marca, portadas, reportajes…

Eso sí, ella misma ha explicado en más de una ocasión que no guarda precisamente muy buen recuerdo del videoclip: “Yo no estaba muy interesada al inicio. Ahora, es la desgracia de mi vida. Cuando alguien viene a mí y me pregunta sobre ‘Blurred Lines’, me quedo como: ‘¿Estamos seriamente hablando de un video de hace tres años?”, apuntó en una reciente entrevista.

Y Emily fue más allá quitándole hierro a la polémica del videoclip: “Mi madre me enseñó a nunca pedir disculpas por mi sexualidad. Mi padre jamás me hizo sentir avergonzada. Tampoco he tenido una conciencia de mi propio cuerpo como súper sexual. Siempre ha sido sólo mi cuerpo”. En cualquier caso, sea o no la “desgracia” de su vida, lo cierto es que sí que ha marcado un antes y un después en su trayectoria.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad