Kim Kardashian

Apuntan a Kim Kardashian con una pistola: “Te voy a matar”

stop

La modelo y empresaria revela detalles de la peor noche de su vida

04 de octubre de 2019 (15:04 CET)

Kim Kardashian vivió uno de sus episodios más oscuros hace tres años. Toda la prensa internacional se hizo eco de lo sucedido. La celebridad más famosa del planeta sufrió un robo mientras se encontraba en París. Ella estaba tranquilamente en la habitación del hotel donde se hospedaba en la capital francesa cuando unos encapuchados entraron, la maniataron y a punta de pistola le robaron varias pertenencias. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🖤 wearing @kkwbeauty x Winnie gloss in Aura over Classic Icon Lip Liner KKWBEUATY.COM

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

La empresaria no sufrió ningún daño físico, sin embargo ha acudido a especialistas para conseguir superar este episodio traumático. Tras tres años todavía padece de estrés postraumático. Ella nunca entró en grandes detalles porque quiso olvidar este mal trago, sin embargo un medio ha revelado todo lo que sucedió. 

Según cuenta PageSix, Kim Kardashian se encontraba metida en la cama cuando a las tres de la madrugada escuchó que alguien entraba sigilosamente en la habitación. Sin moverse de la cama para que pensasen que estaba dormida, la influencer avisó a su guardaespaldas, sin embargo los ladrones ya habían accedido a la habitación. 

Los atracadores maniataron a la celebridad, la amordazaron y amenazaron con matarla apuntando a su cabeza con una pistola. Kim Kardashian estaba muy asustada y empezó a llorar fruto de los nervios y la desesperación. La modelo rogaba que no la matasen y les recordaba a los atracadores que era madre. 

No servía de nada ya que Kim Kardashian hablaba en inglés y los atracadores en francés. Como todos los atracadores actuaron de la forma más rápida posible, tan solo tardaron siete minutos, un tiempo que a Kim le parecieron horas. Le quitaron el anillo de compromiso, el teléfono móvil y 10 millones de dólares en joyas. 

Cuando los ladrones se marcharon, Kim Kardashian corrió al balcón de la suite y empezó a pedir ayuda a gritos. Su amiga, que dormía al otro lado, escuchó los gritos de Kardashian. Los ladrones fueron detenidos. La peor parte se la llevó el guardaespaldas de la joven. Le demandó por no defenderla. Mientras tanto la empresaria ha ampliado la seguridad a su alrededor. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad