Antonio David Flores

Antonio David Flores esconde esto. ¡Ataque con un cuchillo! Sálvame lo tapa

stop

El colaborador del espacio y padre de Rocío Flores no habla del nuevo episodio de violencia

06 de marzo de 2020 (11:45 CET)

Los Flores vuelven a estar en el punto de mira desde que Antonio David Flores participó en GH VIP 7 y Rocío Flores fue su defensora en plató. Ahora se han intercambiado los roles, pero la historia continúa. Y la que siempre está en medio sin quererlo es Rocío Carrasco. ¿Quién dice la verdad? ¿Quién miente? Llega un nuevo capítulo de esta telenovela. 

El tormentoso episodio que vivieron ambas ha salido a la luz. Por fin se arroja más claridad al distanciamiento entre madre e hija. 

Para entenderlo todo hay que situarse en la mañana del 27 de julio de 2012.Según recoge la sentencia del Juzgado de Menores número 4 de Madrid 44/2013, tal y como informa Vanitatis en un reportaje. En aquel entonces Rocío tenía tan solo 15 años. Había discutido con su madre en la cocina de la vivienda. El tono iba cogiendo más fuerza. 

rocío flores llora en gh vip 7Ambas se pelearon y llegaron a las manos. Fue Rocío Flores quién le propinó varios golpes a Rocío Carrasco, llegando incluso a tirarla al suelo para seguir dándole patadas, tal y como se narra en la sentencia publicada por Vanitatis. Ha salido a la luz juntos unas horas antes del gran estreno. Entre los hechos probados, se refleja que la hija de Rocío Jurado sufrió policontusiones con equimosis en la región frontal derecha con edema en numerosas partes de su cuerpo. 

Rocío Flores huyo y Rocío Carrasco no pudo hacer nada por impedirlo porque no se aguantaba de pie. La joven se metió corriendo en el coche del chófer explicándole lo que sucedía muy nerviosa. Le pidió que la llevase al Cuartel de la Guardia Civil pero éste se negó a hacerlo. Fue Antonio David quién la acompañó finalmente. 

“Sobre las 8:00 h del día 27 de julio de 2012, encontrándose la menor en el domicilio familiar junto a su madre, la pareja de esta y su hermano, inició una disputa con aquella en el transcurso de la cual le propinó varios golpes, llegando incluso a tirarla al suelo, para posteriormente seguir golpeándola, dándole varias patadas. Como consecuencia de los hechos, Rocío Carrasco sufrió policontusiones con equimosis en la región frontal derecha, con edema en ambas muñecas, en muslo derecho, en el antepié derecho y un hematoma en el segundo dedo del pie derecho, para cuya curación únicamente precisó de una primera asistencia facultativa y de las que tardó en sanar ocho días, uno de los cuales estuvo impedida para el ejercicio de sus ocupaciones habituales”.

Tras estos acontecimientos y otros posteriores, Rocío Flores terminó viviendo con su padre, Antonio David Flores, quién se rumorea que en aquel momento pidió una elevada pensión para la manutención de los dos hijos que tiene en común con Rocío Carrasco. Como todavía existía un supuesto caso de "maltrato habitual" por parte de Rocío Flores, la jueza dictaminó que "por ello entiendo que Rocío hija ha cometido falta de las que dan lugar a desheredación […], por lo que cabe entender por extinguida la obligación de pago"

Se dice que Rocío Flores no tenía derecho a una pensión alimenticia, como también podía ser desheredada en cualquier momento por sus actos delictivos. 

El día 5 de octubre de ese año, padre e hija se personan en la Agencia de la Comunidad de Madrid para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor y comunican una negativa formal a que Rocío cumpla la pena, por lo que la joven opta por cumplir otra alternativa de seis meses de libertad vigilada, una medida en la que "se ha de hacer un seguimiento de la actividad de la persona sometida a la misma y de su asistencia a la escuela, al centro de formación profesional o al lugar de trabajo, según los casos, procurando ayudar a aquella a superar los factores que determinaron la infracción cometida".

Un periodo que, según la misma información, que publica los dos documentos oficiales publicados por el citado organismo en aquella fecha, arrancó el 5 de octubre de 2103 y acabó el 2 abril de 2014.

Antes del famoso episodio que terminó por separar a madre e hija, Rocío Flores ya había atacado a Rocío Carrasco con un cuchillo.Los hechos alcanzaron tal gravedad que incluso la Fiscalía solicitó que se condenara a la joven por este incidente. Rocío Carrasco había recibido una notificación del juzgado en la que se le informó de que su hija iba a declarar contra ella en pro de su padre, Antonio David, que buscaba la custodia íntegra de su primogénita. Fue cuando se produjo ese episodio violento con un cuchillo de por medio.

Los documentos oficiales a los que Vanitatis ha tenido acceso describen así la escena: "En hora no determinada del día 10 de julio de 2012, encontrándose la menor junto a su madre y hermano en la cocina del domicilio familiar, y como quiera que aquella le recriminó que estaba gesticulando con las manos mientras asía un cuchillo con el que cortaba una pieza de fruta, se inició una disputa entre ambas, en el transcurso de la cual Rocío Carrasco exigió a su hija que le entregara el citado cuchillo, y como quiera que la menor se negó a ello, aquella lo sujetó, momento en que la menor, actuando con ánimo de ocasionar a su madre un perjuicio en su integridad física, propinó un fuerte tirón del mismo, provocando así que aquella se cortase en uno de sus dedos".

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad