Antonia Dell’Atte cuenta detalles del duelo que vive Ana Obregón

Antonia Dell'Atte habla con Europa Press sobre el dolor que siente Ana Obregón y sobre las ganas que tiene de ver a su hijo Clemente

Antonia Dell'Atte llorando
Antonia Dell'Atte llorando

Ana Obregón volvió a hacer presencia en sus redes sociales. Por enésima vez para recordar a su hijo Álex Lequio, que falleció a causa de un cáncer el pasado mes de mayo. La presentadora usa Instagram como una forma de comunicarse con él y con todos sus seguidores. En todas las ocasiones escribe textos desgarradores donde se nota que Ana lo está pasando realmente mal. Muy agradecida a sus familiares, ahora se encuentra aislada en la montaña donde está paz consigo misma. A la actriz se le hace muy grande entrar en su casa de La Moraleja. Por el momento, no piensa volver, tampoco trabajar, ni sonreír.

Fotografía: Antonia Dell’Atte cuenta detalles del duelo que vive Ana Obregón

Son muchos los rostros que están muy preocupados por ella, entre ellos Antonia Dell’Atte, su enemiga pública número uno. Ha apartado las diferencias para darle todo su apoyo. Ahora mismo la italiana solo tiene buenas palabras para la madre del hermano de su hijo Clemente. La artista confiesa que comparte el dolor de Ana, no obstante intenta mantenerse en un segundo plano para no hacerse protagonista de algo que no le pertenece.

«La que tiene que hablar del dolor es ella. Comparto su dolor», dice Antonia en referencia a Ana Obregón. «Espero que este Ave Fénix llegue a la gente para tener una vida mejor», desea en referencia al fallecimiento de Álex Lequio. También habla de su hijo Clemente, al que echa mucho de menos. Lleva dos años sin verle y con el COVID-19 todavía no ha podido ir a Miami, donde reside actualmente. De hecho, el hijo de Alessandro Lequio no acudió al funeral de su hermano.

La última carta de Ana Obregón a Álex Lequio

“Estos cinco meses sin ti no sabía quién era, lo que era o ni siquiera si era. Simplemente… estaba allí, como una percepción singular en medio de una nada sombría, carente de principio y final. Aquí llevo más de un mes (me vine antes del estado de alarma), meditando en calma para encontrar la paz en este viaje hacia mi interior. Conectando con mi conciencia espiritual o el alma, porque las almas son eternas y de esta forma me acerco más a ti. Siguiendo tu ejemplo, iluminada por tu luz”, ha comenzado a explicar la actriz junto a una imagen en la que aparece meditando en mitad de la naturaleza.

Ana Obregón está aprendiendo a vivir sin su hijo Álex, una tarea muy difícil. “Tenéis que perdonarme, siento muchísimo compartir con vosotros mi dolor porque siempre a lo largo de 40 años en mis trabajos mi intención era contagiaros felicidad, haceros reír, soñar, que olvidarais los problemas”.

«Necesito que me entendáis he perdido todo, mi único hijo. Y no tengo ganas de reír, ni de bailar, ni de ponerme modelitos y por ahora no puedo trabajar. Sé que vuestra mano anónima me acompaña y me sujeta fuerte para que no caiga más hondo. Os estoy infinitamente agradecida«, ha asegurado.

También ha querido tener unas palabras agradecimiento con sus hermanas, quiénes han estado a su lado en todo momento. “También sé que mis hermanas no me han soltado la mano ni un segundo. Pero sobre todo sé que tú, Aless, me mandas ese inmenso amor desde la eternidad y que si algún día vuelvo a vivir será por ti”, ha finalizado la actriz.