Andrea Janeiro con Belén Esteban

“¡Andrea Janeiro calla el mayor escándalo de Belén Esteban!” (pero María José Campanario “¡lo larga todo!”)

stop

La colaboradora de Sálvame planea un nueva historia tras no poder hablar de Jesulín de Ubrique

08 de octubre de 2019 (15:19 CET)

Belén Esteban no habla o mejor dicho no puede hablar. Lo tiene expresamente prohibido. Es el pacto que hizo con Andrea Janeiro. Su hija le pidió que no hablase nunca más de Jesulín de Ubrique ni de María José Campanario en televisión. Algo que a la colaboradora no le hizo mucha gracia, pero decidió acatar por su pequeña. Todos sabemos que la colaboradora no tiene una buena relación con la mujer del diestro, pero mucho menos con el padre de su hija. Siente que a su Andrea le ha dado un trato diferente, totalmente inferior, casi inexistente, al trato que le da a los hijos que tiene con la odontóloga. Según el testigo de Belén, se podría decir que ella ha hecho en todas las ocasiones de madre y de padre. 

Esta historia la ha vendido por los platos de Telecinco cien mil veces. Todas ellas cobrando un pastizal porque las audiencias que conseguía no eran menos. Ahora la nueva vida de la tertuliana ya no da tanto morbo a los espectadores. A nadie le interesa su noviazgo con Miguel Marcos. A la vista están las audiencias que cosechó la cobertura de su boda. Un buen dato, pero muy lejos de los Belenazos. Era una audiencia normal y correcta, incluso superada por muchas entregas de Sábado Deluxe, como la de este sábado protagonizada por Diego Matamoros. 

¿Y ahora qué? La colaboradora de Sálvame tiene un plan B. "Y Andrea Janeiro calla el mayor escándalo de Belén Esteban". No hay que subestimarla. Lleva 20 años en televisión. La de Paracuellos quiere una segunda boda y lo piensa hacer para satisfacer el deseo de Miguel Marcos. A su marido le haría ilusión casarse por la iglesia, pero de momento no ha podido ser porque Fran Álvarez no quiere darle la nulidad a Belén. 

Mientras la consigue Belén Esteban le cuenta a Jorge Javier Vázquez sus planes de futuro. Le encantaría subir al altar del brazo de Miguel con su bebé en brazos. Según ha contado a sus compañeros es su marido, “que es muy católico”, el que quiere formalizar su reciente unión ante los ojos de la Iglesia. Aunque “antes tendré que arreglar lo de la nulidad”.

A Belén Esteban le encantaría casarse a la vez que bautiza a su hijo. Un 2x1, mucho más económico. “Yo quiero quedarme embarazada y lo que más me gustaría es casarme con mi hijo en brazos y bautizarle ese mismo día en la iglesia.”

Belén Esteban conseguiría de esta manera formar una familia por primera vez en la vida. ¿Estará ya Belén Esteban embarazada? 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad