Ana Rosa Quintana | EFE

Ana Rosa Quintana o el vídeo que lía la de Dios: “Asco”, “Repulsión” y “Eres escoria”

stop

La presentadora de Telecinco se mete en un follón brutal

14 de diciembre de 2018 (11:12 CET)

El procés de Catalunya está trayendo loca a Ana Rosa Quintana. A la veterana periodista de Telecinco le encanta rajar de los catalanes, de Carles Puigdemont, de TV3 y de cualquier cosa que tenga que ver con el independentismo de la comunidad catalana. La estrella de Mediaset no pierde la ocasión para poner en liza a cualquiera que empatice con el catalanismo.

La última indignación la mostró Ana Rosa con un vídeo que se emitió en el programa de TV3 Està Passant, que presenta el periodista e historiador Toni Soler junto a Jair Domínguez.

El documento es un villancico en el que se refieren a las intenciones del Gobierno de Pedro Sánchez de enviar de nuevo a las fuerzas policiales a Catalunya para el 21-D.

belén|pesebre esta pasante

El vídeo de la polémica

Desde el programa dieron la bienvenida a la Policía con una canción titulada El Madero, del que avisaban que “vuelve a casa por Navidad”. Un vídeo que no ha gustado nada a Ana Rosa y compañía, que les ha faltado tiempo para entrar en cólera.

"Qué esté la policía apuntado al niño Jesús, no es un chiste", decía la presentadora, mientras el director de Ok Diario Eduardo Inda insistía en que “se debe cerrar TV3”.

En TV3 se ríen del cólera en el Programa de Ana Rosa

Una indignación que no ha hecho más que dar felicidad a Toni Soler y Jair Domínguez, presentadores del programa y en gran parte responsables del vídeo, a los que les encanta ver como en la cadena privada de Mediaset se monta un incendio con cualquier chispa.

"Ana Rosa le ha metido caña al Està Passant. Estoy más inflado que si me hubieran dado tres premios Ondas,", escribía el presentador en Twitter.

 

Como era de esperar, en las redes sociales se ha generado una guerra brutal. “Asco”, “Repulsión” y “Eres escoria”, son solo algunos de los insultos que se pueden leer en ambas direcciones. No se salva ni el apuntador.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad