Ana Obregón ya no recibe visitas de Alessandro Lequio

Ana Obregón huye de su casa de la Moraleja para meditar y se aleja de los suyos. Alessandro Lequio no puede visitarla

Fotografía: Ana Obregón ya no recibe visitas de Alessandro Lequio
Fotografía: Ana Obregón ya no recibe visitas de Alessandro Lequio

Ana Obregón vive el peor año de su vida tras tenerse que despedir del pilar de su vida, su hijo Álex Lequio. El empresario falleció el pasado mes de mayo a causa de un cáncer. La presentadora ha hablado en sus redes sociales sobre su estado de ánimo. En todas ellas ha recordado a «su pequeño». «La vida ya no es vida», cita en uno de sus reflexivos textos.

La actriz ha contado con la inestimable ayuda de todos sus familiares, especialmente de sus hermanas. No se han separado de ella ni un solo segundo. La acompañaron durante este verano en Mallorca y ahora lo vuelven a hacer en un paradero desconocido. Ana Obregón ha querido alejarse de las cámaras para estar en paz consigo misma. La madrileña contaba cada día con la visita de Alessandro Lequio, el padre de su hijo, pero poco a poco éste dejó de ir. Básicamente porque Ana no está nunca en su casa de la Moraleja. A la presentadora se le cae la casa encima. Todo está como lo dejó Álex Lequio y no se atreve a volver.

Ver esta publicación en Instagram

Estos cinco meses sin ti no sabía quién era, lo que era o ni siquiera si era. Simplemente… estaba allí , como una percepción singular en medio de una nada sombría , carente de principio y final . Aqui llevo más de un mes(me vine antes del estado de alarma) Meditando en calma para encontrar la paz en este viaje hacia mi interior. Conectando con mi conciencia espiritual o el alma, porque las almas son eternas y de esta forma me acerco más a ti. Siguiendo tu ejemplo, iluminada por tu luz. Decia Einstein que “el auténtico valor del ser humano viene determinado principalmente en la medida que ha conseguido liberarse del Yo “. De ese Ego que contamina todo. Hasta a los políticos , que jugando a ser médicos y midiendo constantemente su Ego y su poder , conseguirán tener en su currículum un montón de vidas de españoles. Desde mi corazón mi más sentido pésame a las familias de los 50.000 ( 33.000?) fallecidos en España por esta pandemia(sindemia). Tenéis que perdonarme, siento muchísimo compartir con vosotros mi dolor porque siempre a lo largo de 40 años en mis trabajos mi intencion era contagiaros felicidad, haceros reír, soñar, que olvidarais los problemas. Necesito que me entendáis he perdido todo, mi único hijo. Y no tengo ganas de reír, ni de bailar, ni de ponerme modelitos y por ahora no puedo trabajar . Se que vuestra mano anónima me acompaña y me sujeta fuerte para que no caiga más hondo. Os estoy infinitamente agradecida . También sé que mis hermanas no me han soltado la mano ni un segundo . Pero sobre todo sé que tú , Áless , me mandas ese inmenso amor desde la eternidad y que si algún día vuelvo a vivir será por ti . #alessforever #5meses 💔

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

Alessandro Lequio cuenta con el inestimable apoyo de María Palacios, su mujer, y la hija pequeña que ambos tienen en común. Además, el conde tiene otro hijo, Clemente Lequio, fruto de su relación con Antonia Dell’Atte. En cambio Ana Obregón se ha quedado completamente sola. Incluso, tres semanas después del fallecimiento de su hijo moría Luna, la perrita de la familia.

«Estos cinco meses sin ti no sabía quién era, lo que era o ni siquiera si era. Simplemente… estaba allí , como una percepción singular en medio de una nada sombría , carente de principio y final . Aqui llevo más de un mes(me vine antes del estado de alarma) Meditando en calma para encontrar la paz en este viaje hacia mi interior. Conectando con mi conciencia espiritual o el alma, porque las almas son eternas y de esta forma me acerco más a ti. Siguiendo tu ejemplo, iluminada por tu luz», escribía Ana.