“Ana Obregón rentabiliza hasta la nausea la muerte de su hijo”. Jaime Peñafiel destroza a la madre de Álex Lequio

Ana Obregón concede su primera entrevista a la revista Hola seis meses después del fallecimiento de su hijo Álex y recibe duras críticas

Fotografía: “Ana Obregón rentabiliza hasta la nausea la muerte de su hijo”. Jaime Peñafiel destroza a la madre de Álex Lequio
Fotografía: “Ana Obregón rentabiliza hasta la nausea la muerte de su hijo”. Jaime Peñafiel destroza a la madre de Álex Lequio

Ana Obregón permaneció durante seis meses en absoluto silencio. Tras la pérdida de su hijo Álex Lequio decidió aislarse de los medios de comunicación y refugiarse en su familia. Pasó todo el verano en Mallorca y después se refugió en un lugar de montaña desconocido donde encontró paz interior. La visión de la presentadora era muy negativa, pero poco a poco Ana empieza a ver la luz al final del túnel. Ahora solo tiene en mente una ilusión, cumplir con el último sueño de Álex. Creará una fundación sin ánimo de lucro que llevará su nombre y con la que ayudará a enfermos de cáncer y a sus familias.

Cuando ella misma pensaba que no volvería al trabajo, Ana confía de nuevo en TVE para ponerse al frente de las Campanadas, una noticia que pilló a todos por sorpresa. Una semana después de este gran anuncio, la revista Hola publicó la primera entrevista en exclusiva de la bióloga. Todos querían que hablase, pero ahora que lo hace recibe duras críticas.

Fotografía: “Ana Obregón rentabiliza hasta la nausea la muerte de su hijo”. Jaime Peñafiel destroza a la madre de Álex Lequio

Jaime Peñafiel ha sido una de las personas más duras con la madrileña. Ha aprovechado su columna semanal en El Mundo para atacarla duramente por sus palabras. El periodista la ataca por considerar que se lucra a causa del cáncer y la muerte de su hijo Álex.

Ana Obregón sale de cuerpo entera en la portada de Hola. Con el cielo de fondo y ella vestida de riguroso negro, semblante serio y triste, con los brazos cruzados y la mirada perdida. En la revista explica que durante las primeras semanas sin su hijo estuvo tentada a quitarse la vida. “Lo he pensado hacer. Me quería ir. No podía soportar el dolor ni la realidad y lo he estado pensando durante dos o tres meses”, asegura.

Jaime Peñafiel no ha dudado en atacarla. «Ana Obregón está ‘rentabilizando’ hasta la náusea la muerte de su hijo. No me parece de recibo exponer públicamente, en revistas y en la tele, ese shock emocional. Pero, sobre todo, estar dando esas campanadas tan festivas en la Puerta del Sol».

No quiere que se le malinterprete, el periodista deja claro que habla con conocimiento de causa ya que él también perdió a su hija. “El fallecimiento de un hijo siempre me conmueve hasta lo más profundo porque lo he sufrido personalmente con Isabel, mi única hija. Como Álex lo era de Ana y Alejandro. Por ello estoy más que autorizado a expresar públicamente mi dolorida sorpresa por el protagonismo mediático que Ana Obregón está ‘rentabilizando’ el fallecimiento del hijo”.

«No hay terapia mágica. El duelo hay que recorrerlo. No hay atajos. Solo el tiempo», admite el experto en la Casa Real española. Y asume que para quien sufre la pérdida de un hijo es «un dolor eterno con el que hemos aprendido a vivir el resto de nuestra vida».

 Jaime Peñafiel riñe a Ana por su actitud y le pide que no se enfade con él porque no se equivoca en ninguna de sus palabras. Ana vuelve a estar de rigurosa actualidad por el fallecimiento de su hijo y la presentadora aprovecha la ocasión. «No, Ana, no. El morbo nunca conforta, sino que escandaliza, querida mía. Yo que tú, no lo haría«, le espeta. La frase con el que remata a la presentadora. “Tendrás que reconocer, querida Ana, que el fallecimiento de Álex te ha resucitado artísticamente y que tú lo has aprovechado”, sentencia.