Ana Obregón pone precio a su vida

Ana Obregón desolada tras la muerte de su único hijo. La presentadora ha querido mandar un mensaje de apoyo a todos los padres que han perdido un hijo

Fotografía: Ana Obregón pone precio a su vida
Fotografía: Ana Obregón pone precio a su vida

Ana Obregón no pasa por un buen momento. Este año ha sido especialmente duro. Después de batallar al lado de su hijo Álex Lequio contra un cáncer, la presentadora tuvo que despedirse de su pequeño a los 27 años de edad. Ya han pasado siete meses desde el fallecimiento del joven y Ana no logra recomponerse. La presentadora ha contado en todo momento con la inestimable ayuda de sus hermanas, así como de sus mejores amigos. Los primeros meses estuvo viviendo en casa de Amalia, una de sus hermanas, y después de celebrar el funeral se fue directamente a Mallorca. En septiembre regresó, pero no a su casa, Ana se fue de retiro espiritual a un lugar totalmente desconocido, donde estar alejada de los medios de comunicación.

Ana no se atreve a pisar su casa de La Moraleja desde que murió Álex y la perrita de éste, Luna. Hay demasiado recuerdos en casa de ambos. La habitación del empresario todavía sigue intacta. Obregón transmite sus sentimientos a través de su cuenta de Instagram. En la aplicación ha encontrado un lugar para desahogarse. Las publicaciones de estos últimos meses han estado dedicadas íntegramente al joven con textos desgarradores que denotan su sufrimiento.

Ver esta publicación en Instagram

Quiero mandar desde lo más profundo de lo que queda de mi corazón un abrazo de amor a todos los que habeis perdido a vuestros seres queridos y en especial a los padres que han perdido a un hijo. A las 35.000 familias de los fallecidos por la pandemia y las 120.000 familias de los que mueren cada año en España por el maldito cáncer. Sabeis que en España mueren cada dia 325 personas de cáncer, la mayoría niños y jóvenes? Para ellos si el cáncer fuera contagioso quedarse en casa confinados sería su oportunidad de vivir. Y lo harían sin quejarse , con responsabilidad y sin violencia. Desgraciadamente mi hijo está entre ellos, así que por respeto a los que no están no veáis una limitación de la libertad en estos confinamientos, sino la oportunidad de vivir y que vivan los vuestros. Y tú , mi Áless , querías vivir, tenías toda una vida por delante. Con 25 años sonreíste al cáncer, luchaste y sufriste en silencio animando a los que estaban en tu misma situación. Tu partida fue como un rugido que rompió las paredes del infinito y tu ejemplo en esta vida ya tiene un eco en la eternidad. Daría mi vida por volver abrazarte aunque solo fuera un segundo. Un segundo contigo a cambio del resto de mi vida . #alessforever 💔

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

El último texto ha estado dedicado a todas aquellas familias que han perdido un ser querido, especialmente a aquellos padres que han tenido que despedirse de sus hijos. «Mi Aless, querías vivir, tenías toda una vida por delante. Con 25 años sonreiste al cáncer, luchaste y sufriste en silencio animando a los que estaban en tu misma situación. Tu partida fue como un rugido que rompiólas paredes del infinito y tu ejemplo en esta vida ya tiene un eco en la eternidad», ha escrito Ana Obregón en su cuenta de Instagram.

Ana Obregón ha mandado apoyo a todos esos familiares. «Quiero mandar desde lo más profundo de lo que queda de mi corazón un abrazo de amor a todos los que habéis perdido a vuestros seres queridos y en especial a los padres que han perdido a un hijo. A las 35.000 familias de los fallecidos por la pandemia y las 120.000 familias de los que mueren cada año en España por el maldito cáncer».

Y ha proseguido: «Sabéis que en España mueren cada día 325 personas de cáncer, la mayoría niños y jóvenes. Para ellos si el cáncer fuera contagioso quedarse en casa confinados sería su oportunidad de vivir. Y lo harían sin quejarse, con responsabilidad y sin violencia. Desgraciadamente mi hijo estáentre ellos, así que por respeto a los que no están, no veáis una limitación de la libertad en estos confinamientos, sino la oportunidad de vivir y que vivan los vuestros».

Para Ana la vida sin Álex ya no es vida y daría todo por poderle abrazar de nuevo, aunque sea solo un segundo.