Amiga de Kiko Hernández y famosa de Telecinco denuncia insultos y agresiones

Kiko Hernández no sabía absolutamente nada de lo que sucedía en su casa, pero ya le contó que con su ya expareja las cosas no se habían arreglado

Fotografía: Amiga de Kiko Hernández y famosa de Telecinco denuncia insultos y agresiones
Fotografía: Amiga de Kiko Hernández y famosa de Telecinco denuncia insultos y agresiones

Kiko Hernández apoya a su gran amiga en estos momentos tan difíciles. Chiqui reapareció en ‘Sálvame’ con el semblante serio y dejó a todos desencajados. Ni tan siquiera el colaborador de ‘Sálvame’ estaba al corriente del último suceso, aunque sí que sabía que las cosas no iban bien.

Chiqui se mostraba muy feliz durante este confinamiento al haber empezado una nueva vida al lado de sus hijas pequeñas. La ex concursante de Gran Hermano tomó la decisión de separarse del padre de las pequeñas a finales de 2019. Una decisión en la que ambos estaban de acuerdo. Ninguno se arrepiente, sin embargo ahora mismo se encuentran en guerra. La pareja se ha visto las caras en el juzgado sin llegar a un entendimiento. A todo esto a Chiqui se le suma un nuevo problema, los padres de Borja.

«Desde que yo me divorcié mis suegros ya no entran a mi casa, un día esta señora [refiriéndose a su suegra] fue un día a buscar a mis hijas y se creyó Kung Fú Panda y me rompió una puerta«, ha contado Chiqui este miércoles durante una entrevista con Jorge Javier Vázquez.

Fotografía: Amiga de Kiko Hernández y famosa de Telecinco denuncia insultos y agresiones

«Yo no paso miedo pero me han llegado a pedir documentos como mi pasaporte, mi DNI…. y no sé para qué. Yo todo se lo digo a mi abogada y es que flipan», ha explicado Chiqui, que ha afirmado que sus ex suegros han llegado a insultarle y llamarle «de todo”.

Chiqui cuenta que no existe ningún tipo de relación con Borja, sin embargo tiene que ver a los padres de éste porque son los abuelos de las pequeñas y ellas no tienen ninguna culpa de la mala relación de sus padres.

«No quiero nada con Borja y no quiero verle. No soy una delincuente, igual creen que voy a dejar el país… Mi casa es mía y como en ella mando yo nadie entra que yo no quiera, pero me han roto la puerta. Me dicen cosas muy feas que no deberían de escuchar mis hijas pequeñas. Estoy hasta el moño y está todo denunciado. De nunca me han querido», ha terminado.