Mila Ximénez envuelta en lágrimas

Altercado en el AVE. Compañera de Mila Ximénez en Telecinco lía lo más grande

stop

La colaboradora de Sálvame muy disgustada con lo que ha hecho su compañera de edición de Supervivientes

22 de junio de 2020 (18:49 CET)

Ahora mismo Mila Ximénez no está para nada más que para pensar en ella. Necesita reposo para salir adelante de este duro obstáculo al que le ha tocado enfrentarse. Bien seguro lo hará con éxito. No obstante, si ahora estuviese en Sálvame seguro que criticaba a Carmen Lomana por esto. Es su segundo altercado en medio del desconfinamiento. Su viaje a Marbella le está saliendo algo turbulento. 

carmen lomana en el debate de supervivientes

La aristócrata tuvo que saltarse el estado de alarma por motivos de fuerza mayor. De pronto apareció dándose un baño en las playas de Marbella. Todo tiene una explicación, tal y como ella contó en Instagram aportando pruebas, muy enfadada. En su casa de Málaga salieron humedades y se estaba inundando. En ella tiene personal de servicio, pero la chica que estaba al cargo falleció por el coronavirus. Por tanto, ella tuvo que viajar rápidamente a su segunda residencia para contratar a un albañil que le dejase el problema solucionado y hacer limpieza tras todo el desastre. 

El pasado domingo, con el fin del estado de alarma y de las restricciones, Carmen Lomana volvió a Madrid en AVE. Cuando estaba acomodada en el vagón, el revisor le pidió el billete como al resto de ocupantes y dio la casualidad que ésta no estaba sentada donde le correspondía. Ésta no se quiso mover de su sitio y el revisor la amenazó con echarla en la próxima parada. 

Ella misma, que ahora se ha vuelto influencer durante el confinamiento, ha sido quién ha explicado este suceso en sus redes sociales. Lo hacía desde el mismo tren. "Estoy en el AVE Málaga-Madrid. No entiendo nada. Los vagones vienen a reventar porque solo hay dos AVE. Uno a las siete de la mañana y otro a las dos de la tarde", empieza. "Te dan un manual de instrucciones. Tiene usted que llevar mascarilla, guardar dos metros de distancia… pero luego os metemos a todos como borregos en un vagón lleno a reventar", continúa. 

"Yo iba en el vagón 2. He visto que en el 1 no había nadie y he ido ahí". Y entonces su camino se ha cruzado con el del revisor: "Ha venido el interventor y me ha dicho que me fuera. Le he dicho que al otro lado estaba lleno y ahí tenía más seguridad. Me ha dicho, “llamo a la policía y la bajo en Córdoba”. ¿Cómo se puede tratar así a la gente?". La multimillonaria castellanoleonesa, indignada con la situación: "Los billetes no son nada baratos. No te dan nada. Ni un zumo, ni agua… no tienes ni para poder comprar en una máquina (…) Quieren ahorrar personal. Una vergüenza, con todo lo que pasa en este país. Una contradicción". 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad