Alerta Shakira y Piqué: aumenta la delincuencia en su casa a las afueras de Barcelona

Shakira y Piqué reciben el comunicado de los colegios que alertan de robos en la zona a estudiantes

Fotografía: Alerta Shakira y Piqué: aumenta la delincuencia en su casa a las afueras de Barcelona
Fotografía: Alerta Shakira y Piqué: aumenta la delincuencia en su casa a las afueras de Barcelona

No es la primera vez que los futbolistas sufren robos en sus casas. Durante estos últimos años una banda organizada atracaba las viviendas de los jugadores cuando sabían perfectamente que estos no estaban en casa. También eran conscientes de que podían encontrar objetos de mucho valor, por este motivo importaba bien poco todas las medidas de seguridad. A Shakira y Gerard Piqué ya les robaron en una ocasión hace un par de años.

Fotografía: Alerta Shakira y Piqué: aumenta la delincuencia en su casa a las afueras de Barcelona

Con la ausencia de turistas y debido a la actual crisis sanitaria que empieza a mostrar sus estragos con una importante crisis económica, muchas personas se están quedando sin sus trabajos y por este motivo, debido a una situación precaria, no les queda más remedio que sobrevivir. Delincuentes locales han puesto la mirada a los barrios más ricos de la capital catalana. Entre ellos, Pedralbes o la zona de Sant Just Desvern, donde vive Shakira y Piqué. Estas últimas semanas se han dado muchos robos en la zona. Vecinos y entidades, así como colegios, están en alerta.

En estas zonas se encuentran colegios tan elitistas como la American School, La Miranda, el Sant Peter’s, el Saint Paul’s, el Colegio Alemán y el Liceo Francés. Escuelas situadas en urbanizaciones como La Mallola, Ciudad Diagonal y La Miranda, y que acogen en sus aulas a los hijos de los millonarios que habitan la capital catalana. 

El director de uno de estos centros, harto de la situación, envió un comunicado a todos los padres donde se alertaba de delincuencia en los alrededores de la escuela. “Les informamos que parece haber un creciente número de incidentes en los que algunos jóvenes increpan y atracan a los estudiantes de secundaria en barrios cercanos [a dicha escuela]. Ayer por la tarde [en referencia al jueves 12 de noviembre], un alumno de bachillerato volvía a casa sobre las 17:45 después de asistir a una actividad extraescolar. Estaba en una calle situada entre Esplugues y Sant Just (C/ Electricidad y C/ Nord). El/la estudiante fue abordado/a por un grupo de adolescentes y uno de los chicos golpeó al estudiante y lo/a amenazó con un cuchillo. Después le pidieron que les diera el teléfono y el portátil. La familia del alumno/a ha denunciado el robo y la agresión a la policía”.

Estos robos ya no suceden en casa, sino que varios jóvenes amenazan a los «niños ricos» para quitarles sus pertenencias. Esta escuela ya se ha puesto en contacto con la policía y han denunciado la situación. “Nos hemos puesto en contacto con la policía y nos han comunicado que parece ser que hay más carteristas que eligen a los estudiantes locales de secundaria como posibles víctimas ya que hay menos turistas en Barcelona. Los centros comerciales en los que se juntan los estudiantes de secundaria, tales como el de Finestrelles, están experimentando más robos. La policía declaró que es raro el uso de armas en este tipo de hurtos”.

De las casas, las familias suelen salir en coche, sin embargo, los niños más adultos que salen del colegio van juntos a sus casas, que por norma general están a pocos metros del colegio. Es este el momento perfecto que aprovechan los delincuentes. Se pide más presencia policial en estas zonas, especialmente a las horas en las que salen los niños de los colegios. Hay una gran preocupación entre las familias.

“Querría comunicaros que el viernes por la mañana fui agredida cerca de la escuela -denunciaba el 10 de septiembre la madre de unos alumnos del Liceo Francés, otra escuela internacional situada en Pedralbes-, tres hombres se acercaron a mí y me tiraron un líquido, y de pronto se volvió todo muy agresivo. Me robaron el bolso y desde entonces ya no me siento segura en el barrio: eran las 10:45 de la mañana. Al denunciar a la policía me han dicho que las madres y los alumnos de las escuelas privadas de la zona alta de Barcelona somos objetivo de los delincuentes puesto que no hay turistas en la ciudad. Por favor, prestad atención y tened cuidado”.