Alerta Miguel Bosé. La última hora (y no es buena) que estremece España

stop

El cantante no pudo despedirse de su madre como a él le gustaría al encontrarse fuera de España

Miguel Bosé

07 de abril de 2020 (11:47 CET)

Lucía Bosé perdió la vida la pasada semana por culpa del coronavirus. El corazón de la actriz se apagó a los 89 años de edad. Fue su hijo, Miguel Bosé, quién comunicó la noticia a los medios de comunicación a través de sus redes sociales. "Queridos amig@s os comunico que mi madre Lucía Bosé acaba de fallecer. Ya está en el mejor de los sitios", escribió junto a una fotografía donde se la podía ver sonriente en la puerta de su casa azul. 

El cantante se encontraba en el otro lado del charco y le fue imposible trasladarse a España para estar al lado de ella. Ni un adiós, ni un abrazo, ni poderla despedir como Dios manda. Lucía Bosé fue alguien muy importante para el artista. Se ha ido un pilar de su vida con quién compartió muchos momentos. 

Ahora Miguel, Lucía y Paola, hijos de Lucía Bosé, no saben qué hacer con la única herencia que les queda de su madre. Un museo monotemático, con unos 90 cuadros y esculturas dedicados íntegramente a representar ángeles, un proyecto al que la matriarca del clan dedicó mucho esfuerzo y toda su fortuna. "Porque esos seres de luz nos protegen y nos acompañan. Ellos siempre están ahí", decía. 

Y en el año 2000 consiguió hacerlo realidad. El lugar elegido fue el pueblecito segoviano de Turégano, donde la que fuera esposa de Luis Miguel Dominguín tenía una pareja de amigos artistas que la convencieron para comprar una antigua fábrica de harina de 2000 metros cuadrados.

Se gastó un total de 600.000 euros para remodelar el edificio, un dinero que sacó de vender la mansión de Somosaguas a Miguel Bosé. Después fue Lucía quién se quedó con la mansión al divorciarse del torero. El museo estaba lejos, a 34 kilómetros de Segovia, y no funcionó. No han conseguido deshacerse de este patrimonio. Es el único tesoro que les ha dejado su madre y es costoso de mantener. Podrían deshacerse de él malvendiéndolo. Ahora mismo es el único recuerdo de su madre y su gran ilusión o por lo menos un día lo fue. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad