Cristina Pedroche | EFE

“¡Ahí detrás no hay nada!”. Cristina Pedroche grabada enseñándolo: ¡Atención al video!

stop

La mujer de David Muñoz y las imágenes de las que todos hablan

17 de enero de 2020 (13:30 CET)

Una vez más Cristina Pedroche ha vuelto a comprobar cómo las redes sociales le han jugado una mala pasada. De hecho, han sido sus siempre combativos haters los que han asomado la cabeza después de que la mujer de David Muñoz publicara uno de esos vídeos que tanto gustan a sus seguidores.

Y es que parece que las ganas de ponerse en forma de la colaboradora de Zapeando no decaen. Tras pasarse al running y dejar atrás unos cuantos kilos, parece que ahora Cristina quiere ganar musculatura.

El vídeo de Cristina Pedroche

Y, a juzgar por las imágenes, los ejercicios y lo que ella misma apunta en el texto que acompaña al polémico vídeo, es su espalda la que quiere reforzar. Unas imágenes en las que, como bien apuntan mucho s de sus seguidores, Pedroche luce “tipazo”.

Con un top y unos leggings, Cristina demuestra que todas esas horas corriendo y en el gimnasio bien le han valido la pena. Sin embargo, sus detractores han vuelto a poner encima de la mesa la polémica de las caderas de Pedroche.

Y es que no son pocos los que consideran que, si bien es cierto que con esta ‘operación Pedroche tocha’ la mujer de David Muñoz ha conseguido tener una mejor figura, esa pérdida de kilos le ha llevado también a perder volumen en sus curvas.

Es por eso que vídeos como este generan comentarios como “¡Ahí detrás no hay nada!”, “Madre mía tanto ejercicio se ha quedado como un palo”, “De un extremo al otro Cristina, no tienes punto medio” o “A mí me gustaba más antes, cuanto tenía curvas”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Lunes a tope ???

Una publicación compartida de cristipedroche (@cristipedroche) el

Pedroche, cómo no, ha optado por quedarse al margen de los comentarios. Lleva ya mucho tiempo estando en el punto de mira por lo que sabe que, haga lo que haga, diga lo que diga, siempre va a haber alguien dispuesto a criticarla. Ella sigue a lo suyo que, visto lo visto, no es que le vaya precisamente mal.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad