Juan Carlos I | EFE

3.000 euros en una hora. Juan Carlos I, ¡avergonzado! El fin de semana más loco

stop

Nuevo golpe a la monarquía y al emérito

10 de febrero de 2020 (12:38 CET)

Recogíamos en Diario Gol la semana pasada el toque de atención que le han dado desde la Casa Real a Mar Torres, pareja sentimental de Froilán de Marichalar. Desde Zarzuela han intentado atar en corto a la influencer.

Froilán y Mar viven un idilio amoroso del que nunca se han escondido. Les da igual lo que puedan decir los medios del papel cuché y también lo que se diga en la opinión pública. Y eso es lo que preocupa al Rey Felipe VI y a la Reina Letizia, y sobre todo al rey emérito Juan Carlos I. Y es que al monarca le desespera en lo que está quedando la realeza española, con un escándalo nuevo cada día, y que está destrozando la imagen que tantos años le costó construir.   Toque de atención

A Torres le han llegado algunas instrucciones a seguir si quiere que la relación con Froilán termine en buen puerto. Por ejemplo, no puede abrir boca sobre nada relacionado con la realeza. Y también que debe controlar su comportamiento en público. Sin descuidar su vocabulario, que debe estar a la altura de su nuevo ambiente.

Además, le recomiendan que se vista solo con combinaciones adecuadas, sin estridencias ni valentías. Y, sobre todo, cuidado con las redes sociales y lo que se publica en ellas.

Mar Torres, a lo suyo

Pero parece que Mar no ha hecho caso del todo. Este fin de semana fue vista en El Corte Inglés de Nuevos Ministerios de Madrid, donde estuvo de compras. Hasta aquí todo normal. Pero lo que ocurrió después no ha hecho ninguna gracia en Zarzuela.

La pareja de Froilán publicó en su cuenta de Instagram una serie de imágenes en las que se veían las adquisiciones que había hecho más en tan solo una hora, y estas se sitúan entre los 2.000 y los 3.000 euros.

Mar torres de compras

Mar Torres compras

Un fin de semana loco de compras que no ha pasado desapercibido a Felipe y Letizia, y tampoco a Juan Carlos, que no deja de recibir bombazos en el ocaso de su vida.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad