Infanta Cristina | EFE

200.000 euros al año. El enchufe para la infanta Cristina ¡de la amiga del rey!

stop

La monarca recibe una ayuda inesperada y muy suculenta

26 de febrero de 2020 (13:25 CET)

Después de un prolongado tiempo en prisión, Iñaki Urdangarín va disfrutando cada vez más a menudo de sus permisos penitenciarios para ver a sus allegados. No son muchos, pues la mayoría lo han dejado de lado. Pero al menos la infanta Cristina sí sigue a su lado.

Pero tampoco le resulta agradable salir a la calle. Tal y como cuenta Pilar Eyre en la revista Lecturas, la infanta Cristina es tratada en muchos sitios como una “apestada”. Una situación que aumenta cuando va acompañada de su marido.

Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina en Barcelona

En busca de la tranquilidad

Tanto es así que la pareja se limita a pasar los días en Vitoria, donde pasan más desapercibidos y no se hace tan evidente el, puede que merecido, escarnio público. Y tampoco, porque apunta Eyre que tampoco pueden alojarse en un hotel.

Un veto que también se ha producido en Zarzuela. Cristina e Iñaki no están bien vistos en la Casa Real. Los monarcas deben dar ejemplo a España y Urdangarín no es bienvenido.

Pero no todos en la Casa Real han puesto la cruz al matrimonio. La Reina Letizia sí. Es la primera que no puede ni ver a Urdangarín y a su esposa. Y por ende, el siempre obediente Felipe VI, también se ha distanciado de su hermana y su cuñado.

No tanto Juan Carlos I, que cuenta la cronista de la Casa Real que le estaría buscando un trabajo a su yerno para cuando salga de prisión definitivamente.

Enchufe de lujo

Pero claro, tal y como están vistos en España Iñaki y su mujer, la mejor opción es salir al extranjero. Y Juan Carlos podría tener una propuesta para Urdangarín fuera de nuestro país.

La misma que Corinna, que mantenía una relación muy especial con el marido de la infanta Cristina, le propuso hace un tiempo en la Fundación Laureus. Una propuesta que conllevaba un sueldo de 200.000 euros anuales para el que, según Pilar, la danesa llamaba en la intimidad “mi chico de Oro”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad