1.000 euros por una hora. Belén Esteban sabía que saldría. Y es el escándalo del año

La colaboradora de Sálvame no sabía que pasaba esto con él

Fotografía: 1.000 euros por una hora. Belén Esteban sabía que saldría. Y es el escándalo del año » Diario Gol
Fotografía: 1.000 euros por una hora. Belén Esteban sabía que saldría. Y es el escándalo del año » Diario Gol

Belén Esteban se ha quedado de piedra cuando lo han contado Kiko Matamoros y María Patiño. Ella no se esperaba todo esto de el. José Antonio Avilés sigue dando mucho de que hablar. El joven fue el último expulsado de Supervivientes, aunque debido a las circunstancias en las que se encuentra medio planeta no ha podido regresar a España. Cuando eso suceda deberá dar todas las explicaciones a sus supuestas mentiras. Como su título de periodismo o la estafa a rostros famosos, entre otros aspectos. 

Parece que la mentira es el pseudónimo de José Antonio Avilés. Kiko Matamoros contó que se «autonombró» estilista y se puso en contacto con distintas firmas que trabajan con Instagramers. «Él, a cambio, negocia un dinerito para que las ilustres conocidas se suban un post con la prenda».

La primera que cayó en sus redes fue Isa Pantoja. «Cobró 200 euros porque Isa se pusiera un modelo». A la misma marca también le vendió que era estilista de rostros como Lara Álvarez, Paula Echevarría o Dulceida. «Pidió 1.200 pavos, se le hizo la transferencia y no salieron las fotografías ni respondía a las reclamaciones de la empresa». Incluso habría utilizado el fallecimiento de un familiar para evitar devolver el dinero: «Buenos días, doña Carmen, abuela de Don José Antonio Avilés ha fallecido esta mañana en Sevilla. Pedimos respeto por sus familiares (…) le comunicamos esta desafortunada noticia», decía el mensaje que Avilés habría mandado a la persona que le reclamaba el dinero.

María Patiño arrojó más luz a este caso y confesó que Avilés sabría que con su participación en Supervivientes todo esto saldría a la luz. “Avilés pedía por vestir a las compañeras entre mil y mil quinientos euros», ha asegurado ante la sorpresa del resto de colaboradores. 

María Patiño ha desvelado lo que le ocurrió a una amiga suya con el periodista. «También pedía ropa en nombre de Isabel Rábago. Yo tengo una amiga que vio a Isabel con su vestido y pensó que había algo de verdad en todo aquello. Total, que Avilés le dijo que necesitaba a alguien en su casa que le ayudara a limpiar y le preguntó si le podía dejar a su asistenta por horas. Cuando la chica fue a limpiar a su casa su sorpresa fue que se encontró una caja llena de ropa que nunca había sido enviada a su destinatario«, ha seguido diciendo. «Desconozco que hacía con la ropa», ha querido rematar.

 

 

Publicidad