Última hora de Mbappé. Y va del Barça. Florentino Pérez se entera. Y ojo, porque lo cambia todo

El movimiento con el delantero francés que pone contra las cuerdas al Real Madrid

Fotografía: Última hora de Mbappé. Y va del Barça. Florentino Pérez se entera. Y ojo, porque lo cambia todo
Fotografía: Última hora de Mbappé. Y va del Barça. Florentino Pérez se entera. Y ojo, porque lo cambia todo

Con crisis por el coronavirus o sin ella, en el Real Madrid siguen peinando el mercado en busca de refuerzos para el proyecto de Zinedine Zidane. Florentino Pérez sigue comandando el trabajo en los despachos, donde suena un nombre primordial desde hace meses: Kylian Mbappé.

El presidente, José Ángel Sánchez y compañía siguen trazando hilos para convertir al delantero francés en un nuevo galáctico para el equipo blanco. El delantero francés está llamado a ser el heredero del trono que actualmente ocupan Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Y en Chamartín saben que el futuro del fútbol pasa por las botas del atacante galo.

Mbappé | EFE

Momento clave en el futuro de Mbappé

Además, el crack tiene contrato hasta 2022, lo que hace que este y el siguiente sean los veranos clave para sacarlo del Paris Saint-Germain. Porque si no renueva, cada día que pasa se devalúa su precio de salida. Y si no puede retenerlo, Nasser Al-Khelaïfi querrá sacar la mayor tajada por su salida.

El futbolista, por su parte, va como loco por salir del PSG. Considera que ha tocado techo en el Parque de los Príncipes y que ha llegado el momento de plantearse nuevos retos. Son ya demasiadas decepciones en la Champions League por parte del equipo galo y a Kylian se le terminan la confianza y la paciencia.

Mbappé elige al Real Madrid

Asimismo, uno de los máximos objetivos del delantero es jugar en el Real Madrid. Es su equipo desde pequeñito. Y ponerse a las órdenes de Zidane es uno de sus sueños.

Además, no olvida el feo que le hizo el FC Barcelona en verano de 2017. Tras la salida de Neymar al PSG, el Barça tuvo a tiro a Kylian, entonces en el Mónaco. Pero los responsables culés lo descartaron. Josep Maria Bartomeu y el entonces secretario técnico Robert Fernández prefirieron apostar por Ousmane Dembélé, demostrando una vez más su nefasto olfato en el mercado de fichajes.

 

No obstante, en el futbol las opiniones cambian de la noche a la mañana. Y la de Mbappé también podría virar en cualquier momento. Porque poderoso es don dinero, y si llega una oferta en condiciones, al francés le dará igual blanco que blaugrana.

El nuevo enemigo de Florentino Pérez en la operación Mbappé

Eso es lo que opina Víctor Font, uno de los candidatos a ocupar la presidencia el próximo verano. El socio azulgrana declaró recientemente que Mbappé era uno de sus objetivos de cara a las elecciones. Y que le prefería por delante de Neymar.

Mbappé Neymar

Font quiere que Mbappé se convierta en el relevo de Leo Messi y que lidere un proyecto en el que Xavi Hernández estaría en el banquillo con Andrés Iniesta como segundo técnico, Carles Puyol sería el secretario técnico y Víctor Valdés el coordinador de la cantera. Que lo consiga o no habrá que verlo, pero esas son sus intenciones.

Además, Font es el antagonismo de Bartomeu, y confía en que una vez el actual presidente esté fuera aumenten los números para fichar al francés.

Unas intenciones que han llegado a Florentino Pérez, al que no le han gustado ni un pelo. Tanto es así que. Tal y como cuentan en la capital, Florentino ha movido ficha y está intentando acelerar la operación.

Florentino Pérez pisa el acelerador

El mandatario sabe que cuenta con el “ok” de Mbappé. Y no es un secreto que las relaciones entre el PSG y el Madrid son mucho mejores que las que tiene con el Barcelona. Sobre el papel, Florentino tiene ventaja.

Pero Pérez también sabe que tanto las intenciones de Mbappé como las del PSG pueden cambiar de la noche a la mañana. Y no quiere dar tiempo a Víctor Font a tomar posiciones y que pueda meter mano en las relaciones del crack con el Madrid, así como a que el PSG pueda renovar al astro francés. Se avecina un nuevo culebrón entre los eternos rivales.