Siempre hay papel en las taquillas del Bernabéu

La asistencia al coliseo madridista desciende respecto a la temporada pasada  

Fotografía: Siempre hay papel en las taquillas del Bernabéu
Fotografía: Siempre hay papel en las taquillas del Bernabéu

La asistencia al estadio Santiago Bernabéu ha descendido respecto a la temporada anterior. El coliseo madridista registra hasta ahora una media de 69.126 espectadores en la Liga frente a los 75.763 de la temporada pasada, donde rozó el 90% en cada partido, con una media de 72.780 espectadores. Es decir, 3.654 espectadores menos. De hecho, fue el equipo que más aficionados llevó al coliseo madridista, seguido del Atlético de Madrid (86,9%) y del Athletic Club (83,2%). El Barça, sexto clasificado en la liga de la asistencia –pero primero en la clasificación final del campeonato–, acabó sexto (78,6%), con una media de 77.656 aficionados. El aforo del Camp Nou es de 98.772 espectadores, superior al Bernabéu (81.044).

Un total de 758.364 espectadores

Si a los ocho partidos ligueros añadimos los tres de la liguilla de Champions League (Shakhtar Donetsk, Paris Saint-Germain y Malmö), la asistencia al Bernabéu desciende aún más: 68.942 espectadores de media. A los once encuentros que el Real Madrid ha disputado en Chamartín han asistido un total de 758.364 personas. Y no parece que el problema de la falta de público esté originado por el horario de los partidos. Los blancos han jugado en cinco ocasiones a las 16 horas (66.309 de media); dos, a las 18:15 horas, contra el Málaga y el FC Barcelona (77.755); y una sola vez a las 22:30 horas, frente al Real Betis, en la apertura de la temporada (65.958). La afluencia media a la Champions League ha sido de 68.451 espectadores, superior a la media de la Liga, salvo en los partidos ante malacitanos y azulgrana.

Dos goleadas con asientos vacíos

Los partidos que más expectación han generado entre el público del Santiago Bernabéu han sido el Clásico –récord de asistencia hasta ahora con 80.148 espectadores–, y el encuentro de vuelta de Champions ante el PSG –78.300 espectadores–. Dos encuentro donde el equipo de Rafa Benítez ofreció su peor versión, especialmente frente al FC Barcelona, que sucumbió con un atronador 0-4. En cambio, los partidos con más asientos vacíos han coincidido curiosamente con dos goleadas históricas. Frente a los suecos del Malmö (8-0), en Champions (60.663 espectadores), y ante el Rayo (10-2), en Liga (61.564). Por lo que parece, encontrar entradas para presenciar los encuentros del Real Madrid ha dejado de ser un problema. Siempre hay papel en las taquillas del Bernabéu.