Sergio Ramos dejó una bomba de relojería programada para estallar en el Real Madrid: devastadora

El ya central del PSG Sergio Ramos lanzó un aviso antes de dejar el Real Madrid que ya se ha hecho realidad

Sergio Ramos
Sergio Ramos

No es que sea un secreto precisamente que Sergio Ramos, ahora ya jugador del PSG, quiso seguir en el Real Madrid. Si bien es cierto que durante muchos meses el central y el club mantuvieron un pulso económico por su renovación, Florentino dio carpetazo al capitán y, cuando éste, según él mismo explicó, decidió aceptar la propuesta a la baja, desde el club se le hizo saber que ya había caducado y que no seguiría vestido de blanco.

Una salida por la puerta de atrás (como muchas otras desde que Florentino Pérez es presidente) que empieza ya a tener consecuencias. Ojo, no precisamente en la imagen que tienen muchos seguidores del Madrid sobre el presidente, que sigue siendo más que buena, sino en el campo, donde se ganan los partidos.

La bomba de relojería que Sergio Ramos preparó y que estalló ante el Levante

Cuentan que Ramos, dolido con el club y con el presidente, aseguró a buena parte del vestuario antes de marcharse que, sin él, la defensa blanca iba a perder mucho. Al camero no le faltaba razón.

Y más teniendo en cuenta que el Madrid no sólo no ha renovado a Ramos, sino que ha vendido a Varane. Así, los dos centrales titularísimos de los últimos años y los que aguantaron en muchas temporadas al equipo son ya historia.

Sergio Ramos
Sergio Ramos

Carlo Ancelotti fue el primero en apuntarle a Florentino Pérez que, por mucho que la llegada de David Alaba fuera más que positiva, la plantilla no se podía permitir el lujo de ver salir a Ramos y a Varane sin que llegaran refuerzos top.

El presidente, como ya ha hecho en otras ocasiones, no es que se haya tomado muy en serio la recomendación del cuerpo técnico. Así, el Madrid comprobó ante el Levante, un equipo luchador pero menor, que su defensa hace aguas, que Nacho y Militao no tienen nivel para ser titularísimos y que, como aseguró Sergio Ramos antes de pone rumbo a París, la zaga blanca va a tardar mucho en volver a ser tan segura como lo fue hasta no hace mucho.