Sergio Ramos cuenta la verdad: “Estaba fichado” (y Cristiano Ronaldo se lo cargó)

El capitán del Real Madrid tiene información sobre el fichaje que finalmente no llegará

Fotografía: Sergio Ramos cuenta la verdad: “Estaba fichado” (y Cristiano Ronaldo se lo cargó)
Fotografía: Sergio Ramos cuenta la verdad: “Estaba fichado” (y Cristiano Ronaldo se lo cargó)

!Retirada! Operación abortada en el Real Madrid. El fichaje que debía revitalizar la plantilla blanca de cara al tramo final de temporada no llegará.

Florentino Pérez ha detenido su ofensiva por Mauro Icardi. El delantero del Inter era el elegido para reforzar la delantera blanca y plantar competencia a Karim Benzema, pero no fichará.

Zinedine Zidane, que este sábado se mosqueó con su protegido francés, siempre ha defendido a Karim a capa y espada. Él mismo se opuso al fichaje de Icardi para no quitar minutos a su niño.

Florentino hace tiempo que es de la opinión de que habría que reforzar la delantera. De hecho, el presidente asumió el mea culpa por no proporcionar un sustituto a Álvaro Morata en verano.

Es curioso porque cuando Zidane lo pedía no llegó. Y ahora que Zidane ya no lo quiere, Florentino se lo ofrece. Cosas que pasan.

Cristiano y Zidane vetaron a Icardi

El caso es que Icardi estaba cerrado. El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, estaba al corriente de toda la operación. Él mismo lo avalaba: “Estaba fichado”.

Sin embargo, Ramos trasladó al presidente el pensar del vestuario. Y, concretamente, la opinión de Cristiano Ronaldo, idéntica a la de Zidane: “No hace falta”.

Al no estar de acuerdo con el fichaje ni el entrenador ni la estrella del equipo, Florentino entendió que podía ser un embrollo traer al delantero del Inter.

Máxime porque los transalpinos no pedían una baratija a cambio. Se llegó a hablar de entre 80 y 100 millones de euros. Palabras mayores para un jugador que tampoco encaja del todo en el perfil de futuro que busca el club.

Por todo ello, el fichaje de Mauro Icardi se fue al traste. Florentino lo propuso con el aval de Ramos. Pero Zidane no lo quería y Cristiano se lo cargó.