Señalan a Gareth Bale desde dentro

Las estadísticas y las conspiraciones dejan al jugador muy tocado en el vestuario y de cara al cuerpo técnico

Fotografía: Señalan a Gareth Bale desde dentro
Fotografía: Señalan a Gareth Bale desde dentro

Rafa Benítez maneja unas estadísticas demoledoras. Y aunque las estadísticas están para romperse, pero son como el algodón: no engañan. Gareth Bale ha quedado retratado por su escasa aportación en el campo desde que llegase al Real Madrid, en 2013. Sus compañeros y el cuerpo técnico están preocupados con el rendimiento del internacional galés. Hasta el punto que han comenzado los movimientos para relegarlo al banquillo de modo habitual.

En el vestuario del Real Madrid están perdiendo la paciencia con Bale. Fuentes autorizadas de la plantilla no dudan en mostrar sus pensamientos en círculos privados: «Mejor sin Bale». Los números que As publicó hace unos días retratan a Gareth: con él, el equipo gana el 70,7% de los encuentros, empata el 13,1% y pierde el 16,2%. Sin él, el porcentaje de victorias crece hasta el 82,3; el de los empates, al 14,7, y el de las derrotas cae al casi residual 2,9.

En la misma línea se mueven las estadísticas publicadas por El País. El Madrid de Bale ha jugado 58 partidos de máxima exigencia (visitas a los campos más difíciles de la Liga y enfrentamientos contra rivales directos en todas las competiciones. Con Gareth como titular, el equipo ha conseguido 11 victoria, 13 empates y 16 derrotas; sin él, 14 triunfos, dos tablas y dos derrotas. Una tendencia que va a más desde la última temporada.

Sentenciado

Tampoco entienden los jugadores que Benítez se haya convertido en prácticamente un títere de Florentino. El técnico siempre denunció la imposición de jugadores desde la cúpula, y advirtió de que él mandaba sobre las decisiones del equipo. Pero pronto los emisarios del presidente le mostraron sus quejas. Ya le pasó a Carlo Ancelotti. Y ni por su servilismo mantuvo el cargo de entrenador del Madrid.

Los resultados y este caldo de cultivo han propiciado movimientos en el núcleo duro de la plantilla para intentar que Bale tenga menos protagonismo. El dilema para Benítez, hoy por hoy, es que Cristiano está muy por debajo de su nivel habitual, y que Benzema tiene la cabeza en demasiados líos judiciales. Mal que le pese al técnico, Jesé está en proceso de ser el de antes de la grave lesión, y Lucas Vázquez necesita muchos partidos para asumir un rol de importancia. Ante este escenario, parece complicado que Bale sea suplente en las próximas semanas.