Roberto Carlos aplica el ‘ojo por ojo’ para la final de Copa

El que fuera lateral izquierdo del conjunto blanco asegura que "el Madrid es más poderoso que el Barça"

Fotografía: Roberto Carlos aplica el 'ojo por ojo' para la final de Copa
Fotografía: Roberto Carlos aplica el 'ojo por ojo' para la final de Copa

Roberto Carlos, quien fuera lateral izquierdo del Real Madrid entre 1996 y 2007, se mostró anoche contrario a que el estadio Santiago Bernabéu sea escenario de la final de Copa, porque el Barça se negó a ceder el Camp Nou en 2004 contra el Real Zaragoza. «No queremos que la final se juegue en el Bernabéu porque ya hemos vivido situaciones parecidas», aseguró el ex jugador brasileño en El Larguero, de la Cadena SER. «No es por causar polémica, pero vivimos una situación muy triste en 2004», subrayó. Aquella final, que se jugó finalmente en el Olímpico de Montjuïc, la acabó ganando el once de La Romareda por 2-3, con gol de Galletti en la prórroga. La derrota en Barcelona abrió un paréntesis de tres años sin títulos para el equipo blanco. «En España hay estadios modernos, nuevos, ¿por qué el Bernabéu?», se preguntó el ex lateral brasileño.

Roberto Carlos, que ha recalado en la Ciudad Deportiva de Valdebebas para hacer de enlace con la cantera y servir de embajador del club blanco en Asia y Oceanía, ha sido el jugador extranjero que más veces se ha enfundado la zamarra del Madrid: 527 veces. Detrás de él aparece el alemán Uli Stielike: 306 partidos. Roberto Carlos llegó al Bernabéu en 1996 procedente del Inter de Milán de la mano de Fabio Capello. En Chamartín jugó once temporadas. Preguntado por José Ramón de la Morena sobre el Madrid de Zidane y el Barcelona de Messi, aseguró: «El Madrid, con Zizou, es un equipo fuerte, y en conjunto, más poderoso que el Barça».

Políticamente correcto

«Cuando se habla del Barcelona, se habla de tres jugadores [Messi, Suárez y Neymar]; cuando hablamos del Madrid, de un conjunto de jugadores y no sólo de Cristiano. Se habla de Kroos, de Benzema, de Modric, de Carvajal, de Keylor…», aseguró. «Puede que no esté en un momento tan divertido como el Barça, pero el fútbol no vive del espectáculo. Al final de la temporada se podrá decir qué equipo es el más fuerte de la Liga», declaró Roberto Carlos, quien durante toda la entrevista intentó ser políticamente correcto, lo que le hizo caer a veces en contradicciones.

Sobre el penalti indirecto de Messi en el encuentro contra el Celta, el ex internacional brasileño intentó rebajar la polémica. «Si se hace en el Bernabéu, es una falta de respeto. Si se hace en otro campo [en alusión al Camp Nou], la gente se divierte», afirmó. Aunque, acto seguido, matizó: «Pensándolo bien, el fútbol moderno te permite ciertas cosas… Es el espectáculo del fútbol, y cuando pase en el Bernabéu, la gente lo va a entender».

Neymar, referente de la ‘canarinha’

En su etapa de jugador, Roberto Carlos destacó por su velocidad y sus cañonazos con la izquierda. Para la historia del fútbol queda el gol imposible de falta a Francia de 1997, en la antesala del Mundial de 1998. Batió al meta francés Fabien Bartez desde más de 35 metros. La pelota se colocó en el marco con un efecto extraño cuando parecía que se marchaba fuera. Roberto Carlos, por otro lado, calificó de «broma» sus declaraciones sobre que se traería a Neymar si fichaba por el Madrid. Y respecto del crack del FC Barcelona en relación con la canarinha, el ahora ejecutivo madridista lamentó en la Cadena SER que Brasil sólo tenga ahora una referencia, «y no es otra que Neymar».

De Marcelo dijo «que es el mejor lateral izquierdo del mundo». Si el 12 del Madrid no es titular en la selección, agregó, se debe a que «Dunga [el seleccionador] es más defensivo».

Cristiano tiene cuerda para rato

Entre otras perlas que dejó Roberto Carlos de su paso por El Larguero están la de que existe la posibilidad de que el Real Madrid recupere a David Beckham y a Ronaldo Luís Nazário de Lima, Ronie, en un futuro próximo. Y que Cristiano, que acaba de cumplir 31 años, aún tiene cuerda para rato: «Cristiano es un ser de otro planeta, se entrena todos los días muy bien y siempre hace un entrenamiento extra. Hasta los 35 años va a seguir siendo el mismo Cristiano, buscando ser el mejor del mundo. Es un jugador único», sentenció.