PSG, Manchester City, Manchester United, Chelsea: la decisión de Messi

El futbolista deshoja la margarita para acertar con la elección del equipo que más le conviene para el futuro cercano

Fotografía: PSG, Manchester City, Manchester United, Chelsea: la decisión de Messi
Fotografía: PSG, Manchester City, Manchester United, Chelsea: la decisión de Messi

Leo Messi está en una posición privilegiada. Es el mejor futbolista del mundo y el mejor pagado por meter goles, así que tiene la sartén por el mango a la hora de elegir qué le conviene para el futuro. Mucho se habla de su posible salida, de sus amenazas de dejar la Liga por la persecución de Hacienda, de los sondeos en la planta noble del Camp Nou sobre su venta a medio plazo para evitar problemas con Neymar o para que se repita con Leo un caso Xavi, Puyol o Valdés. Tiene pocas novias (las únicas que pueden mantenerlo), y él ya ha tomado una decisión.

Messi tiene ofertas del PSG, aunque el escaso nivel de la competición francesa y los últimos atentados de París descartan esta opción. También los ricos de Inglaterra (Manchester City, Manchester United y Chelsea) sueñan con tenerle en sus filas. El dinero no sería problema. Pero el 10 entiende que cualquiera de esos equipos tardaría un tiempo en adaptarse a él. Tal vez sería muy mayor (tiene 28 años) cuando sus compañeros le entendieran sin mirarle. Así que, ante esta situación y según ha descubierto Diario Gol, el deseo de Messi es permanecer en el Barça. Con algunas condiciones.

Los Messi nunca han comulgado con esta junta directiva. Primero fueron las declaraciones públicas del ex vicepresidente económico Javier Faus sobre las reticencias a aumentar el salario del jugador. Ahora están molestos con las preferencias sibilinas del club para con Neymar, un futbolista que hasta la fecha está por detrás de la Pulga. Ney es, de hecho, el principal rival de Leo. A nivel personal le conviene, hoy por hoy, que el brasileño salga del equipo a medio plazo para que nadie le haga sombra hasta que cuelgue las botas. Aunque sabe que la presencia de su compañero no deja de ser para él un estímulo para seguir al máximo nivel unos años más. Solo el tiempo pondrá las cosas en su sitio. Sea como sea, Messi quiere seguir y es la mejor noticia para el barcelonismo (y la peor para sus rivales).