Problemas (y cada vez más gordos) con Sergio Ramos en el PSG: Pochettino interviene

El central español del PSG Sergio Ramos no ha llegado con buen pie al vestuario parisino

Sergio Ramos
Sergio Ramos

Sergio Ramos sabía, el día en el que se marchó del Real Madrid, que en ningún club iba a estar tan cómodo como en el blanco. El sevillano había ido ganando mucho peso en el vestuario en los últimos años, sobretodo a raíz de las salidas de Iker Casillas y, sobre todo, de Cristiano Ronaldo.

Ramos era el amo y señor en Valdebebas, y esa fue precisamente una de las razones por las cuales Florentino Pérez se mostró más que frío en sus negociaciones y en su salida. Al presidente nunca le gustó el enorme poder que tenía el de Camas en Chamartín, de ahí que, cuando pudo, se deshizo de él sin miramientos.

El lío con Sergio Ramos en el PSG

Por suerte para Sergio, el PSG salió a su rescate. Con 35 años, ninguno de los grandes de Europa quería contar con él, pero el club galo, amante de ficha en muchos casos nombres antes que necesidades, apareció con un buen contrato y promesas de grandes logros.

Sergio aceptó, pero parece ser que la llegada del sevillano al Parque de los Príncipes no ha sido tan fácil como muchos creían. Y es que, como apuntan medios franceses, el ex capitán del Real Madrid, que ahora en el PSG es un jugador más, ha llegado crecido al vestuario, una actitud que no está gustando nada en el seno del club.

Una actitud que contrasta con la del resto de fichajes, en concreto el de Messi, que sí que se está mostrando humilde y con ganas de aportar. Es más, no son pocos los que ya apuntan en París que Pochettino, que sabe que no va a ser fácil manejar una plantilla con tantos egos, le ha hecho saber a Ramos que, o bien se pone las pilas, o va a ser complicado que sea titular indiscutible.

Veremos hasta qué punto el orgullo de Sergio, que en Madrid sabía que jugaba por decreto, acaba siendo o no un problema mayor en un PSG en el que no es precisamente el rey del vestuario.