Piqué se carga el fichaje estrella de Koeman para el Barça: la jugada sucia de Joan Laporta

El central catalán Gerard Piqué y el presidente del Barça Joan Laporta se la juega a Ronald Koeman

Gerard Piqué
Gerard Piqué

Gerard Piqué es uno de los pesos pesados del vestuario del Barça. Un futbolista que lleva muchos años en el Camp Nou, que lo ha ganado todo con el conjunto azulgrana y que, de hecho, ha sido en algunos casos el conducto entre el vestuario y la junta.

Un Piqué que sabía que, con la llegada de Joan Laporta a la presidencia, las cosas iban a cambiar en el Barça. Entre otras cosas porque el abogado catalán es un tipo mucho más cercano al vestuario y que intenta ‘cuidar’ mejor a sus futbolistas de lo que lo hacía la anterior junta, con la que el vestuario estaba de hecho enfrentada.

Eso sí, el peso de Piqué en el Barça, por mucho que en muchos momentos haya sido más que positivo tanto dentro del campo como fuera de él, está provocando cierta tensión entre Laporta y Ronald Koeman.

Piqué mueve ficha con Joan Laporta

Y es que, como apuntan desde el club, los planes de Ronald Koeman pasaban por hacerse con Matthijs de Ligt, el que debía ser su fichaje estrella. Ojo, no tan sólo para cubrir las presumibles bajas de Samuel Umtiti y/o Clèment Lenglet, sino para que el holandés fuera el nuevo líder de la defensa.

Gerard Piqué
Gerard Piqué

Una idea que no pasa precisamente por los planes de un Piqué que, habiendo acordado ya su continuidad y una adecuación de su ficha, le dejó muy claro a Laporta que él se veía con cuerda para rato para seguir siendo un peso muy importante en la zaga culé.

Una manera sutil pero evidente de dejarle claro al presidente que no quería saber nada ni de De Ligt ni de ningún fichaje que pudiera poner en riesgo su rol de indiscutible. Algo que, evidentemente, no ha sentado bien a un Koeman que ve cómo, más allá de Depay, ni Wijnaldum ni De Ligt, dos fichajes que había puesto encima de la mesa, llegarán.

Eso sí, el holandés tendrá a un Eric García que, junto a Araujo, Mingueza y Piqué, los centrales que sí o sí continuarán, formará una defensa que no acaba de convencerle.