“Piqué está nervioso” (o el fichaje que le cambia la cara al crack del Barça)

El futuro presidente azulgrana tiene dos problemas: uno dentro y otro fuera del vestuario

Fotografía: “Piqué está nervioso” (o el fichaje que le cambia la cara al crack del Barça)
Fotografía: “Piqué está nervioso” (o el fichaje que le cambia la cara al crack del Barça)

Los problemas se le multiplican a Gerard Piqué. La posibilidad de que haga un Iniesta y se vaya de la noche a la mañana empieza a ser más seria que nunca.

El central del Barça, ambicioso aspirante a ser el presidente del club en el futuro, tiene que lidiar con dos situaciones adversas. Una, viene de dentro del vestuario.

Se trata de su compañero en la defensa, Samuel Umtiti, que ha puesta un nivel de presión al club que ha llegado a incomodar a Piqué.

Y aunque la relación entre ambos siempre ha sido óptimas, Gerard mira al francés ahora con recelo. Le molesta que se crea ya a su altura.

Las presiones de Umtiti

El problema viene porque Umtiti ha pedido una renovación de su contrato al alza. Hasta ahí todo normal, sino fuera por las elevadas pretensiones del internacional galo.

Big Sam ha pedido a Bartomeu que le ponga en el mismo nivel salarial donde está Piqué, ya que ambos son los centrales titulares e indiscutibles del Barça.

Desde el club le están intentando hacer entender que eso no es posible. Que hay una escala salarial que se debe respetar y que ni siquiera Mascherano llegó a cobrar nunca como Piqué.

Piqué y Umtiti celebran uno de los goles frente a la Roma / EFE

De hecho, en la directiva ya consideran osado que Umtiti se atreva a pedir en dos años lo mismo que percibía Mascherano, que estuvo siete temporadas en el primer equipo.

Los nervios de Piqué

Pero el caso es que “Piqué está nervioso”. Así lo explican a Diario Gol fuentes del vestuario y personas afines al central de Sarrià.

Más allá de la situación económica y del posible conflicto con su compañero –Piqué lo está intentando saber gestionar, pero le molesta mucho– hay otro asunto que le incomoda.

El Barça va como loco en la búsqueda de un nuevo central. El fichaje de Yerry Mina no termina de convencer y Vermaelen está mayor: 33 años.

Hacen falta nuevos jugadores que puedan aprender de Umtiti y Piqué, ¿pero hasta qué punto el nuevo que llegue será el relevo del catalán en el primer equipo?

Marcos Alonso gana puntos

Una de las opciones que suenan es Marcos Alonso, un jugador que a priori no es un central puro pero que puede ejercer como tal y que también podría suplir a Jordi Alba en la banda zurda.

Tres generaciones de Marcos Alonso

En el Barça están decepcionados con Lucas Digne y el francés podría salir. Pero Alonso, a la larga, tiene más pinta de central que de lateral.

Cuando todo apuntaba a fichajes jóvenes como Lenglet o De Ligt, ahora gana enteros un jugador con experiencia, más formado y que sería una amenaza real para Piqué.