Pepsi vuelve a intentar el asalto a la camiseta del Barça

Mientras la negociación con Qatar Airways se enroca, Arroyo y Calvo buscan el acuerdo con la marca de refrescos y otras alternativas en Estados Unidos

Fotografía: Pepsi vuelve a intentar el asalto a la camiseta del Barça
Fotografía: Pepsi vuelve a intentar el asalto a la camiseta del Barça

De Catar, a Estados Unidos. Sin apenas descanso. Es la losa que debe arrastrar el vicepresidente del Barça Manel Arroyo y su responsable de marketing, Francesco Calvo. No se pueden permitir poner el freno, hasta que encuentren un nuevo patrocinador dispuesto a poner unos 60 millones de euros sobre la mesa. A día de hoy, y como avanzó GOL en exclusiva, Pepsi es la principal alternativa a Qatar Airways.

Llama la atención que la marca de refrescos más potente de Estados Unidos –Coca-Cola, vinculada al también vicepresidente del Barça Carles Vilarrubí, triunfa más en Europa– ya estuvo en la cartera de clientes del Barça en 2010. Entonces, Sandro Rosell desestimó aquella posibilidad en una decisión presidencialista, por sus contactos en Catar.

Pepsi ya atacó en 2010

Fuentes de aquellas negociaciones cuentan a GOL que la oferta de Pepsi manejaba unas cantidades muy similares a las de Qatar Airways. Sin embargo, Vilarrubí desaconsejó aceptar ese patrocinio y el Barça declinó la posibilidad de lucir una marca de bebidas refrescantes. Entonces, el patrocinador era UNICEF y resultaba más sencillo venderle al socio el acuerdo con Qatar Foundation.

Ha llovido. Y Pepsi vuelve a estar sobre la mesa, aunque no han trascendido las cantidades que está dispuesta a poner sobre la mesa. Se sobreentiende que son inferiores a las que propuso en su momento Qatar Airways, llegando a cerrar un contrato verbal con el ya ex vicepresidente económico Javier Faus. Las palabras se las llevó el viento.

Mal recibimiento en Catar

Desde aquella ruptura contractual, el Barça las ha pasado canutas con este asunto. No hay manera de retomar el acuerdo anterior, a pesar de las influencias que Arroyo, como socio de Dorna, debería tener en Catar con motivo del Gran Premio que se disputa en Lusail. Curiosamente, en el circuito catarí hay muchos trabajadores catalanes. Pero ni con esas.

Fuentes de GOL aseguran que, por tercera vez, los emisarios del Barça fueron recibidos como si no fuesen nadie. «Emisarios catarís de tercera o cuarta fila fueron a recibir a Calvo y Arroyo, que se han vuelto nuevamente de manos vacías», confiesan.

¿Un año sin sponsor?

Complicado el acuerdo con Qatar Airways, la posibilidad más real en estos momentos pasa por encontrar un buen patrocinador en Estados Unidos. La celebración de la Super Bowls este fin de semana es la excusa perfecta para hacer contactos. Pero, incluso, se ha barajado la posibilidad de que el Barça aguante un año sin sponsor en la camiseta.