Pep Guardiola salvó a Ronald Koeman: la conversación con Laporta que cambió el plan del Barça

Una charla entre Pep Guardiola y Joan Laporta fue clave para que Ronald Koeman siga todavía como entrenador del Barça

Pep Guardiola
Pep Guardiola

Los malos resultados en este inicio de temporada por parte de Ronald Koeman llevó a Joan Laporta a darle vueltas al futuro del técnico, tras el descalabro contra el Benfica y el resultado del Atlético-Barça en LaLiga, el presidente no aguantó más y decidió que el entrenador debía ser despedido.

¿Qué hizo cambiar de parecer a Laporta?

El periodista Joan Vehils advirtió que «Koeman sigue en el Barça tras una conversación entre el presidente y Pep Guardiola. Lo cierto es que sin Cruyff, de quien más valora ahora los consejos externos Laporta son de su amigo Guardiola». Laporta, siempre se ha dispuesto a escuchar consejos de las personas en las que más confía, necesitaba la aprobación de alguna voz con experiencia.

Finalmente, el presidente del Barça tras mantener una conversación sincera con Pep Guardiola, escuchó el consejo del técnico del Manchester City de tener paciencia con Koeman. Laporta se aplicó el consejo a los que unió el hecho de que pagar el finiquito del contrato del holandés complicaría todavía más la situación económica del Barça y que no acaba de ver claro darle la responsabilidad del equipo a Xavi, quien al parecer era el reemplazo más seguro para el dirigente neerlandés.

Pep Guardiola
Pep Guardiola

No obstante, hay que atribuirle algo a Ronald Koeman y es creer y llevar a la élite a los jóvenes talentos que eran desconocidos para el gran público antes de la llegada del técnico holandés. Claro que habrá quien aún eche de menos más nombres en esa lista de talentos, pero lo que es evidente es que el valor de mercado de Pedro González ‘Pedri’, Ronald Araujo, Óscar Mingueza y Ansu Fati ha subido notablemente desde que Koeman se hizo cargo de ese banquillo. Los próximos que pueden montarse en esa ola son Pablo Martín Páez Gavira ‘Gavi’, Nico González y Alejandro Balde.