Pep Guardiola, protagonista de reuniones secretas en Barcelona

Figuras míticas del barcelonismo y empresarios catalanes preparan el regreso del técnico al club azulgrana

Fotografía: Pep Guardiola, protagonista de reuniones secretas en Barcelona » Diario Gol
Fotografía: Pep Guardiola, protagonista de reuniones secretas en Barcelona » Diario Gol

El Barça ha recuperado la calma institucional desde el pasado 18 de julio, día que Josep Maria Bartomeu ganó las elecciones con mayoría absoluta. Los buenos resultados del equipo de Luis Enrique también favorecen la actual paz azulgrana y en el horizonte no se vislumbran unos nuevos comicios hasta 2021. Todavía quedan mucho tiempo, para figuras históricas del barcelonismo y empresarios ya se han movido para preparar una candidatura ganadora, con Pep Guardiola como presidenciable.

Guardiola, que estos días está de vacaciones en Barcelona, es ajeno a todos los movimientos. Su mayor preocupación ahora pasa por acabar bien su etapa en el Bayern de Múnich y cerrar su fichaje por otro club de prestigio. Pero él siempre será un referente del barcelonismo, por su buen rendimiento como futbolista y, sobre todo, por sus éxitos como entrenador. Con él, el Barça ganó 14 títulos de 19 posibles.

Próximos a Laporta

Barcelonistas ilustres, algunos próximos a Joan Laporta, ya han iniciado los contactos para una operación que será compleja. El proceso todavía se encuentra en una fase muy embrionario y lo más difícil será convencer a Guardiola para que acepte su propuesta.

Guardiola, que descartó su regreso al Barça como entrenador, nunca ha descartado otras opciones. Ya sea como director deportivo o como presidente, un cargo que no descarta y mucho menos tras comprobar el gran poder que tienen las antiguas estrellas del Bayern en la actual dirección del club.

En su etapa como jugador del Barça, Guardiola tuvo una relación muy complicada con algún directivo de la junta que presidía Josep Lluís Núñez. Como entrenador siempre se mostró muy respetuoso con Joan Laporta y Sandro Rosell, pero tuvo mucho mejor sintonía con el abogado. En su primer año como entrenador del Bayern pidió a la junta directiva de Rosell que se olvidaran de él y le dejaran «tranquilo».

Publicidad