París pone en alerta a los jugadores de Barça y Real Madrid para el clásico

Los futbolistas son conscientes de la importancia del partido, más allá del duelo estrictamente deportivo

Fotografía: París pone en alerta a los jugadores de Barça y Real Madrid para el clásico
Fotografía: París pone en alerta a los jugadores de Barça y Real Madrid para el clásico

El clásico del sábado próximo se vivirá todavía, irremediablemente, con la mente puesta en los atentados de París. Los 127 muertos y 180 heridos han puesto en alerta a todo el mundo, de todas las profesiones, etnias y clases sociales. Pero hay unos ciudadanos que viven con especial preocupación los hechos ocurridos en Francia. Los futbolistas de Barça y Real Madrid están alarmados porque los terroristas han utilizado el fútbol para hacer más ruido, y porque en este escenario el encuentro entre blancos y azulgranas cumple con los requisitos de los asesinos.

Los futbolistas, que a veces actúan sin pensar demasiado en las consecuencias, son totalmente conscientes de que este clásico tiene una importancia extrema más allá de los tres puntos. La convulsa situación que vive el mundo ante esta nueva forma de terrorismo coloca el Madrid-Barça en el punto de mira de yihadistas y cuerpos de seguridad del Estado. Los jugadores son, a priori, los que menos tienen que temer porque estarán sobre el césped, pero asumen que un partido así es foco de peligro en cualquier zona en la que haya un buen número de aficionados. España trabaja para disipar el mínimo amago de atentado y lo tendrá todo a punto antes, durante y después del encuentro.

Prudencia entre los deportistas

El pensamiento entre los integrantes de la Roja era unánime después de la victoria ante Inglaterra. Los jugadores y el seleccionador, Vicente del Bosque, se enteraron en los vestuarios de lo ocurrido en París y, todavía sin demasiada información, aparecieron ante los medios de comunicación. El técnico y los jugadores que desfilaron por la zona mixta denunciaron los hechos y lamentaron que los yihadistas utilicen el fútbol para expandir el terror. Lo mismo temen los jugadores de Barça y Madrid de cara al clásico, a pesar de que se muestran cautos en sus mensajes.

Rakitic manda su apoyo a las víctimas de París a través de Twitter. Messi utiliza Facebook para reafirmar que la paz y la fraternidad son el único camino. Arbeloa, por su parte, escribe el hashtag #TodosSomosParis. Bale pide a la capital parisina que sea fuerte y se mantenga de pie. Y Kroos habla de un «mundo enfermo».