Neymar juega con fuego

Malestar en el Barça por las presiones del delantero sobre su futuro en el club

Fotografía: Neymar juega con fuego » Diario Gol
Fotografía: Neymar juega con fuego » Diario Gol

Neymar Júnior ha sido una de las sensaciones del FC Barcelona en el primer tramo de la temporada y la junta directiva ha asumido que merece una mejora de contrato. En las altas instancias del club, sin embargo, molestan las constantes filtraciones sobre el futuro del astro brasileño, que ha flirteado con el Manchester United. En el Barça, además, aseguran que el club no tirará la casa por la ventana para satisfacer al futbolista. El mensaje que quiere dar la entidad es que a Neymar le pagarán una cifra que consideren justa y que no piensan romper la escala salarial.

El Barça quiere que Neymar sea su futbolista de referencia en los próximos años. En el relevo natural, a medio plazo, de Messi. En la entidad, sin embargo, están hartos del doble juego del futbolista y de las presiones de su entorno. En el Camp Nou ha sentado muy mal que personas próximas al brasileño hayan deslizado que el Manchester United y el Real Madrid están dispuestos a pagar los 190 millones de euros de su cláusula de rescisión.

Neymar, hasta ahora, se ha limitado a decir que está contento en el Barça. Pero no ha hecho unas manifestaciones rotundas. Aclaratorias.

Iniesta, el segundo mejor pagado

El futbolista internacional cobra, según desveló Josep Maria Bartomeu, 11,3 millones de euros por temporada en concepto de ficha. Y su contrato acaba en junio de 2018. La voluntad del club es la de prorrogar su vinculación con Neymar hasta, como mínimo, 2020. Esta fecha podría ser más amplia en función del aumento que se pueda pactar.

El Barça asume que Neymar ha hecho méritos suficientes para ser el segundo jugador mejor pagado de la plantilla, por detrás de Messi. Actualmente, el segundo salario más elevado es el de Andrés Iniesta, que cobra 18 millones de euros brutos por temporada.

Neymar aspira a cobrar, como mínimo, 30 millones de euros anuales, cifra que el Barça quiere rebajar sensiblemente. El club considera que el sueldo del brasileño debe ser, como máximo, de 25 millones de euros por temporada.

Publicidad