Mourinho tiene su palabra: dejará el Barça por el Tottenham

El técnico portugués del Tottenham Jose Mourinho ya prepara la llegada de un crack del Barça para el próximo verano

Klopp
Klopp

Jose Mourinho puede presumir de ser uno de los mejores entrenadores de la historia del fútbol. Ojo, no precisamente porque sus equipos haya revolucionado sistemas de juego, sino porque el luso es capaz de sacar siempre el máximo de sus estrellas.

Es por eso que son muchos los jugadores que sueñan con estar a las órdenes de The Special One. Uno de ellos juega a día de hoy en el Barça y, como apuntan desde su entorno, estaría encantado con acabar en el Tottenham el próximo verano.

Mourinho va a por Coutinho

No es otro que Philippe Coutinho, un jugador que llegó al Barça haca ya tres temporadas tras un pago al Liverpool por parte de los culés de ni más ni menos que 145 millones de euros y que no ha hecho otra cosa que defraudar a los azulgrana.

Phillippe Coutinho
Phillippe Coutinho

En su caso, a diferencia de Dembélé, no es un tema de comportamiento, sino de encaje en el equipo. Ha jugado en varias posiciones y en ningún caso el carioca ha demostrado ser el crack que era cuando militaba en el conjunto red o, de hecho, cuando lo hacía el año pasado en su cesión el Bayern de Múnich.

Su valor de mercado ronda ahora, como cifran en la web especializada Transfermakt, los 60 millones de euros, menos de la mitad de lo que el Barça pagó por él. Mourinho sabe que el mediapunta no está contento en el Barça, de ahí que ya le haya hecho saber que las puertas de su Tottenham están más que abiertas para él.

Un Tottenham que sigue comandando la tabla de la Premier League y en el que Coutinho seguramente no cobraría tan bien como lo hace en el Camp Nou (ese es uno de los motivos que más indignan a la afición viendo su rendimiento), pero podría brillar mucho más en un equipo al alza donde jugaría en su posición y contaría con el apoyo total de Mou.

Eso sí, para que el luso pueda hacerse con Coutinho, con el que cuentan que ya lo tiene todo apalabrado, el Tottenham deberá dejar un buen cheque en el Camp Nou, donde los catalanes querrán recuperar buena parte de la inversión.