Messi señala al culpable del regalo del Barça al Espanyol (y hay sorpresa)

El argentino tiene claros quiénes son los responsables de la derrota

Fotografía: Messi señala al culpable del regalo del Barça al Espanyol (y hay sorpresa)
Fotografía: Messi señala al culpable del regalo del Barça al Espanyol (y hay sorpresa)

Así no. Leo Messi terminó muy mosqueado el partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey contra el Espanyol (1-0). Ya lo estaba antes del inicio y al final del choque no dudó en señalar al que considera el culpable de la primera derrota culé de la temporada.

La previa del partido invitaba a pensar que Ernesto Valverde alinearía al once de gala o, a lo sumo, haría uno o dos cambios rutinarios.

El Espanyol nunca había ganado al Barça en Cornellà el Prat; la Copa del Rey es la única competición a la que pueden aspirar los blanquiazules, con el aliciente de poder eliminar al eterno rival: las ganas de revancha después del 5-0 en LaLiga y a la rivalidad que une a ambos equipos eran motivos suficientes para no fiarse ni un pelo de los de Quique Sánchez Flores.

Ernesto Valverde se pasa de valiente

Pero Ernesto no hizo caso a los hándicaps y decidió seguir –y morir- con sus ideas y con el once dispuesto dejó claro que considera la Copa una competición menor.

Para Messi, en todos los partidos se puede rotar, pero no sentar a cuatro titulares de golpe y alinear a futbolistas que llevan días sin competir al más alto nivel. Menos aún contra un rival que ya se sabía que iría a por todas desde el minuto 0.

Con este resultado, señala el argentino, el equipo deberá hacer un sobreesfuerzo en el Camp Nou la próxima semana para remontar una eliminatoria que tiene muy de cara el Espanyol.

Leo Messi señala a otro culpable

Pero Leo también señaló a otro culpable. El crack fue justo y restó responsabilidades al míster con una autocrítica.

El delantero es consciente de que si hubiera marcado el penalti el resultado habría sido otro.

Si no hubiera errado desde los once metros, el Espanyol no se habría venido arriba y no se habría terminado llevándose el gato al agua. En ese panorama probablemente el Barça habría ganado el partido y entonces todo serían elogios hacia las decisiones de Valverde, como ocurrió en Anoeta.

Muchos criticaron en la media parte algunas de las rotaciones ante la Real Sociedad, pero después de la remontada todo fueron elogios para el técnico.