Más pesetero que Luis Figo: la verdad de la fuga de Messi del Barça. Casa, prima de fichaje y jet privado

El aún capitán del conjunto azulgrana mueve ficha

Fotografía: Más pesetero que Luis Figo: la verdad de la fuga de Messi del Barça. Casa, prima de fichaje y jet privado
Fotografía: Más pesetero que Luis Figo: la verdad de la fuga de Messi del Barça. Casa, prima de fichaje y jet privado

Leo Messi es el mejor jugador que ha jugado en el Camp Nou. Será muy difícil que los aficionados azulgranas puedan volver a vivir tantas alegrías durante tantos años seguidos como las que han vivido con el delantero argentino.

Eso sí, el batacazo emocional que está suponiendo la posible salida del capitán es de los que tardarán en cicatrizar. Sobre todo por las formas. Es evidente que muchos de los seguidores del Barça consideran que el presidente Josep Mª Bartomeu y su junta son los principales responsables de haber llevado a un club que heredaron como el mejor del mundo a un club donde los ridículos se han ido acumulando uno tras otros.

Leo Messi | EFE

Pero también los es que son muchos los que no entienden cómo Messi, que siempre había declarado su amor incondicional al Barça y que siempre había apuntado que su idea era la de retirarse vestido de azulgrana, ha empezado su ‘operación salida’ de una forma tan fría como es enviando un burofax al club.

Más pesetero que Figo

De momento no está nada claro qué va a deparar el futuro. Messi se acoge a una cláusula para salir que el club considera que no es válida. Como muchos temen en la ciudad condal, resulta que, a no ser que cambien mucho las cosas, el lío puede acabar en los tribunales.

Pero lo cierto es que, si bien puede parecer ser que la supuesta razón por la cual Leo quiere poner tierra de por medio es por su nula convicción en que esta junta y Koeman puedan moldear un nuevo proyecto deportivo ganador, el dinero es algo que tiene mucho protagonismo en toda esta historia.

Entre otras cosas porque, por mucho que a muchos aficionados que tienen a Messi en un pedestal les duela, el capitán, el héroe de tantas noches gloriosas en el Camp Nou y en los mejores campos del viejo continente, es más pesetero que Luis Figo. Y así lo demuestra el hecho de que el de Rosario quiere marcharse gratis.

Leo Messi | EFE

Si realmente fuera un tema tan sólo deportivo, el jugador se habría sentado con Bartomeu y los suyos y les habría planteado la posibilidad de, quedándole como le quedaba tan sólo un año de contrato (finaliza en 2021), buscar una salida pactada que dejara un buen cheque en las arcas el Camp Nou como hizo en su día Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

Pero no. Leo se acoge a la supuesta cláusula liberatoria para así poder salir gratis. Una jugada que, como bien temen en el Camp Nou, tenía más que estudiada desde hace tiempo.

Casa, prima de fichaje y jet privado

Entre otras cosas porque los diferentes clubes con los que el entorno de Leo ha hablado, como es el caso del Manchester City de Pep Guardiola, le han hecho saber al rosarino que están dispuestos a mantenerle el sueldo, a darle una suculenta prima de fichaje y a ayudarle en todo lo necesario en su adaptación ya sea buscando una casa que se adapte a sus necesidades así como un jet privado para su uso particular, entre muchas otras cosas.

Leo Messi y Pep Guardiola

Pero para que eso ocurra, Messi debe salir del Barça gratis. Y ahí entra el trabajo de sus abogados que, como bien saben en el Camp Nou, parece que están dispuestos a tensar la cuerda todo lo necesario.

En el club, de momento, ya le han hecho saber que quieren que siga y que acabe su carrera vestido de azulgrana. Si esa no es la idea de Leo, como así parece, deberá pasar por caja antes de poder marcharse. Su cláusula es de 700 millones de euros, una cantidad que, ni de broma, Messi pagará. Y menos teniendo en cuenta que le queda un año de contrato.

Los planes del mejor jugador que ha pisado el césped del feudo blaugrana pasan por salir sin coste alguno. Una apuesta arriesgada que evidencia la pésima relación de Leo con la junta de Bartomeu y que evidencia también, que el amor que tanto ha profesado el capitán por el club catalán, no es quizás el que muchos aficionados creían.