Marco Asensio pide ayuda a Sergio Ramos

El delantero español Marco Asensio acude a su capitán en busca de ayuda para afrontar su temporada más complicada en el Real Madrid

Marco Asensio
Marco Asensio

Zinedine Zidane es un técnico que, al menos durante este inicio de temporada, está demostrando que quiere tener una plantilla amplia y en la que todos sus componentes estén en forma desde el primer día.

Es por eso que las rotaciones se han vuelto una constante. En este sentido, uno de los nombres que llamó la atención en el once de Zidane ante el Levante el pasado domingo fue el de Marco Asensio.

View this post on Instagram

👀⚽️ #MA20

A post shared by Marco Asensio (@marcoasensio10) on

El balear, que ya está cien por cien recuperado de su lesión de rodilla, volvía a ser titular en un partido en el que, eso sí, demostró que está muy lejos de sus mejor nivel. De hecho, cuentan desde dentro que el delantero ya le ha pedido ayuda a Sergio Ramos.

Marco Asensio y la ayuda del capitán

Sabe muy bien Marco que esta debe de ser, por fin, la temporada que marque un antes y un después en su trayectoria en el Madrid. La pasada se la pasó fuera por una lesión, y esta, en la que sabe que el Real no ha fichado a nadie con la clara intención de reforzar el ataque el verano que viene, debe de dar el paso adelante.

El problema para Asensio es que, como le pasa también a Isco y a muchos otros ‘peloteros’, necesita minutos para brillar. Así lo sabe Sergio Ramos, que ha visto cómo su compañero y amigo le ha pedido ayuda para que el club tenga paciencia con el mallorquín.

Marco Asensio
Marco Asensio

Con nombres como los de Mbappé o Halaand ya sonando en los pasillos del Santiago Bernabéu de cara al próximo verano, Asensio es muy consciente de que, o bien brilla este año, o es muy probable que acaba yéndose el verano que viene.

Zidane tiene mucha confianza en él y es un tipo de jugador con el que el técnico se entiende. Pero Asensio debe demostrar que, una vez olvidad su lesión, puede dar ese paso adelante. Para ello necesita tiempo y paciencia, algo que, desde luego, no es que sea una de las virtudes del club blanco.