Los tres finalistas de Joan Laporta para llevar el 10 de Messi en el Barça

Fotografía: Los tres finalistas de Joan Laporta para llevar el 10 de Messi en el Barça
Fotografía: Los tres finalistas de Joan Laporta para llevar el 10 de Messi en el Barça

El Barça venció, no sin sufrimiento, otro partido más en La Liga Santander, donde llevan pleno en este comienzo de 2021. Se vengaron, de este modo, del Athletic Club de Bilbao, que hace un par de semanas les arrebató el título de la Supercopa de España en la prórroga. Con estos tres puntos, ya se ponen igualados con el Real Madrid, que perdió ante la UD Levante, pero todavía lejos del Atlético de Madrid, el intratable líder.

Los de Diego Pablo Simeone cumplieron con los pronósticos, y fueron capaces de superar al Cádiz. 10 puntos es la renta que tienen sobre sus más inmediatos perseguidores, una ventaja que parece prácticamente imposible que se escape. Algo muy raro debería de pasar, y, más, teniendo en cuenta que tienen un choque menos. De hecho, la pelea de los de Ronald Koeman y Zinedine Zidane será con el Sevilla de Julen Lopetegui, que ya acecha, y está a solo un punto.

Volviendo a lo ocurrido en el Camp Nou, el nombre más repetido, como no, fue el de Leo Messi. No es para menos, después de la noticia que han desvelado, y, sobretodo, por su futuro. Pero cerró muchas bocas con su actuación, y, otra vez más, fue decisivo. Se encargó de abrir la lata con un gran gol de falta, y parece haber recuperado el acierto desde los libres directos. Eso si, en el segundo tiempo desperdiciaron el haberse adelantado, después de que Jordi Alba se marcara en propia.

Marcelino García Toral otra vez planteó un encuentro igualado, y de tú a tú. Pero fue el equipo culé el que logró desequilibrar el marcador, gracias a Antoine Griezmann, a poco de que sonara el pitido final.

Y la Champions League ya está a la vuelta de la esquina…

Messi, protagonista de nuevo… y también fuera del césped

Porque Messi no solo estuvo presente en el partido, si no que también estuvo en boca de todos por lo ocurrido fuera del campo. Y es que hoy se revelaron algunos detalles de su contrato, en el cual se especifica que, en estos últimos cuatro años, el seis veces ganador del Balón de Oro ha supuesto un coste al Barça de… ¡555 millones de euros! Una auténtica locura, se mire por donde se mire.

Un dato más que ayuda a explicar la delicada situación económica que viven. Y, sobretodo, que sirve para darse cuenta de lo mucho que se aliviarían las arcas azulgranas con la fuga de su jugador estrella. Él, por su parte, no se ha pronunciado, pero estudia demandar a los que han filtrado dicha bomba.

Hoy, más que nunca, está más fuera que dentro.

Joan Laporta ya tiene tres posibles sustitutos

Joan Laporta nunca ha ocultado que su deseo sería renovar a Leo. Pero entiende que económicamente es casi imposible, y que no pueden pagarle lo que pide. Y mucho menos, competir con el poderío que tienen dos gigantes europeos como el Paris Saint-Germain de Mauricio Pochettino y Neymar Junior o el Manchester City de Pep Guardiola. Por eso, ya tiene tres relevos en mente, en caso de que acabe saliendo de España.

El primero, a modo de venganza para los vigentes campeones de la Ligue 1, que este fin de semana perdieron ante el débil Lorient, sería Kylian Mbappé. No solo es el jugador más prometedor del panorama mundial, y lo viene siendo desde hace mucho, si no que ya es toda una realidad. A parte, tiene el talento para hacer olvidar a Messi, o eso creen. Y, lo más importante, supondría un terrible varapalo para el Real Madrid.

Porque no hay que olvidar que Florentino Pérez lo quiere a toda costa, y le tiene en su agenda de objetivos prioritarios. Barato no será, eso está claro, pero pueden aprovechar que su contrato actual acaba en 2022, y no parece que vaya a renovar. En una situación similar está Erling Braut Haaland, del Borussia Dortmund, el Golden Boy de este pasado 2020.

No se recuerda una explosión de este calibre desde, precisamente, el ex del AS Mónaco. En el Santiago Bernabéu lo quieren sea como sea, pero Mino Raiola prefiere dárselo a su íntimo amigo, Laporta. Y la delicada crisis, tanto financiera como deportiva, del cuadro germano puede facilitar su salida este verano, antes de lo previsto.

Por último, Mohamed Salah, mucho más experimentado y consagrado, pues ya tiene 28 años. En su caso, lo que le empuja a irse del Liverpool es su mala relación con su entrenador, Jürgen Klopp, al que no puede ni ver. Y también le gustaría probar suerte lejos de la Premier League.

La Liga Santander le seduce, y mucho.