Los soldados de Florentino en la noche de Madrid

Florentino Pérez intensifica su campaña mediática para desestabilizar al Barça  

Fotografía: Los soldados de Florentino en la noche de Madrid » Diario Gol
Fotografía: Los soldados de Florentino en la noche de Madrid » Diario Gol

Florentino Pérez quiere que los medios de comunicación estén a su servicio. En los últimos años, el presidente del Real Madrid ha cuestionado la línea informativa del Marca y del AS, los dos grandes diarios deportivos españoles, pero cuenta con muchos periodistas amigos, sobre todo en las tertulias televisivas y radiofónicas. Su objetivo, tirar de influencias para cargar contra el FC Barcelona.

El presidente del Real Madrid, según admiten en los despachos del Bernabéu, ha pasado a la ofensiva en los últimos meses. Cada vez filtra más informaciones y opiniones a la prensa amiga. Florentino cuenta con muchos aliados, con muchos periodistas que actúan como altavoces. La prensa más objetiva cita, por ejemplo, a Josep Pedrerol, presentador y director de El Chiringuito, y a Eduardo Inda, director de Ok Diario, como los grandes aliados del máximo dirigente. En cambio, Florentino detesta a portales de internet con una gran influencia como El Confidencial.

Neymar, el blanco favorito

El Real Madrid mantiene una política comunicativa muy opaca, con pocos comunicados y escasas informaciones a los medios de comunicación. Florentino  Pérez y la cúpula del club seleccionan a quién pasan la información. Tanto en diarios como en páginas webs, radios y televisión.

Florentino se asegura que estos periodistas, algunos de ellos muy influyentes, sigan la línea oficial del club y, además, difundan sus mensajes y alimenten rumores contra el eterno rival. El ejemplo más claro ha sido la campaña de desprestigio orquestada desde Madrid contra el proceso judicial abierto a Neymar y sobre el presunto interés del club blanco en fichar al astro brasileño. Estos mismos periodistas se han encargado de difundir que las relaciones entre Neymar y Messi son muy tensas, una acusación totalmente falsa que sólo pretende desestabilizar al Barça.

Publicidad