Los nombres que Cristiano Ronaldo no quiere que sigan en el Real Madrid

El delantero portugués pone duras condiciones a Florentino Pérez para continuar en el club

Fotografía: Los nombres que Cristiano Ronaldo no quiere que sigan en el Real Madrid » Diario Gol
Fotografía: Los nombres que Cristiano Ronaldo no quiere que sigan en el Real Madrid » Diario Gol

Cristiano Ronaldo y Florentino Pérez tienen un pacto que desde hace tiempo ya no es secreto. El presidente del Real Madrid y el delantero portugués están interesados en un traspaso millonario a partir del 30 de junio que permitirá que el club ingrese unos 80 millones de euros y que el futbolista firme su último gran contrato. El PSG es el más interesado en fichar a CR7, que sólo contempla continuar en el Madrid si el máximo dirigente se carga a tres personas.

Según fuentes próximas al vestuario del Real Madrid a las que ha tenido acceso Diario Gol, Cristiano ha pedido la salida de Rafa Benítez, de Gareth Bale y de Jesús Olmo, el jefe de los servicios médicos del club.

Cristiano Ronaldo nunca ha tenido una buena conexión con Rafa Benítez, un técnico que prioriza el orden y la entrega a la estética y la inspiración. A CR7 tampoco le gusta tener que jugar más centrado que en otras temporadas. En el plano personal, el futbolista estalló cuando el entrenador se negó a decir de él que era el mejor jugador al que había entrenado.

Bale y el doctor Olmo

Otra demanda que ha pedido Cristiano es la salida de Gareth Bale, otro fichaje galáctico del presidente. Entre ambos, la relación es muy distante y el representante del galés ha criticado al portugués, de quien dice que está más preocupado por su imagen que por ayudar al equipo. Bale también cree que su compañero es demasiado egoísta en el campo y en el vestuario.

Cristiano, por último, también está harto de Jesús Olmo. No es un personaje mediático para el gran público, pero el jefe de los servicios médicos tiene a casi toda la plantilla en su contra. Los jugadores incluso culpan a Olmo del despido de Ancelotti y muchos de ellos no quieren saber absolutamente nada de él. La pasada temporada incluso se plantearon vetar su entrada en los vestuarios.

Publicidad