Las quinielas que echan humo en el vestuario del Barça

Los propios futbolistas hacen cábalas sobre quién seguirá y quién no el año que viene: hay 10 señalados

Fotografía: Las quinielas que echan humo en el vestuario del Barça » Diario Gol
Fotografía: Las quinielas que echan humo en el vestuario del Barça » Diario Gol

En el FC Barcelona se avecinan cambios. Mientras la junta directiva estudia las fórmulas para no verse afectada por la tesorería del club y pone sobre la mesa la posibilidad de suprimir el polémico artículo 67 de lo estatutos, los jugadores son conscientes de que puede haber escabechina este verano. No porque el equipo no sea competitivo, sino porque el fondo de armario parece no convencer a Luis Enrique.

Además de la falta de alternativas, paliada por un gran once inicial y por la incorporación de Arda Turan y Aleix Vidal, hay otros jugadores señalados por sus elevados salarios. Sin ir más lejos, y en la línea que GOL ha venido anticipando desde hace semanas, Javier Mascherano ha reconocido lo siguiente: «No creo que pueda retirarme en el Barça».

El Jefecito, acosado por Hacienda, abre las puertas a una posible salida este verano. Sabe que es el momento y que puede tener una gran oportunidad de volver a reunirse con Pep Guardiola, nuevo entrenador del Manchester City la próxima temporada. En la misma situación que Mascherano está Dani Alves, que podría abandonar el club debido a los 11 millones de euros que cobra.

En el disparadero

Estos son los dos únicos futbolistas con muchos minutos que entran en las quinielas de los propios miembros de la plantilla para salir. Otro que, aun siendo suplente, dispone de minutos es Marc-André Ter Stegen. En su caso no está señalado por el cuerpo técnico, sino que es el propio jugador el que está tensando la cuerda por su falta de protagonismo en Liga.

Más jugadores que están en el disparadero: Adriano Correia, Jeremy Mathieu, Marc Bartra, Thomas Vermaelen, Douglas Pereira, Sandro Ramírez y Munir El Haddadi. De los tres centrales señalados, Vermaelen es el que tiene más opciones de quedarse, a menos que el club reciba una buena oferta. Douglas, en cambio, lo tiene difícil para salir porque ningún club está dispuesto a a sumir su ficha.  

Publicidad