Las negociaciones del Barça que no verán la luz

La parcela deportiva del club azulgrana está en constante movimiento para reforzar el equipo

Fotografía: Las negociaciones del Barça que no verán la luz » Diario Gol
Fotografía: Las negociaciones del Barça que no verán la luz » Diario Gol

La secretaria técnica del Barça dispone de un programa informático repleto de nombres de futbolistas de interés. Una base de datos con más de 20.000 entradas. Entre los jugadores registrados aparecen algunos que nunca tendrán opciones de vestir de azulgrana; otros, que ya juegan en el Camp Nou, y unos terceros que interesan y con los que se ha entablado conversación. En este último apartado aparecen dos de los deportistas que el Barça ha seguido en los últimos meses, y con los que ha negociado, pero por diferentes circunstancias no han fichado.

Las posiciones de ataque son una de las grandes preocupaciones de la secretaría técnica. La escasez de efectivos en la delantera ha provocado una constante búsqueda de alternativas en el mercado. La sanción de la FIFA, primero, y las dificultades económicas, después, han cancelado algunas de las opciones más interesantes. El Barça, sin ir más lejos, negoció con Paulo Dybala y con Luciano Vietto, según ha podido saber Diario Gol. Ambos argentinos, como Lionel Messi, un detalle no menor para una posición tan comprometida como la de complementar al 10.

La FIFA y el dinero

Las conversaciones con el entorno de los jugadores en ningún momento tuvieron carácter formal. El Barça no puso el maletín sobre la mesa. El club azulgrana descartó a Vietto en verano ante la imposibilidad de fichar por la sanción de la FIFA. Dos futbolistas en cocheras (Aleix Vidal y Arda Turan) eran suficientes. El entonces delantero del Villarreal tenía un valor de mercado de 15 millones de euros; su cláusula era de 20 millones. El Atlético la hizo efectiva.

Dybala, por su parte, se le escapó al Barça a última hora. El club manejaba informes del jugador desde su etapa en Argentina, en el Instituto de Córdoba. Posteriormente, recaló en el Palermo. No le perdían de vista. Todo se desmoronó cuando la Juventus ofreció 40 millones por él. Demasiado dinero para un Barça cuyas cuentas están cogidas con alfileres, pese a la juventud del futbolista (22 años). La entidad azulgrana ha invitado al crack al palco en alguna ocasión en este flirteo futbolístico. El tiempo es el único capaz de poner las cosas en su sitio.

Publicidad