Las llamadas internas que desnudan a Zidane

La rocambolesca búsqueda del relevo de Benítez terminó en el francés

Fotografía: Las llamadas internas que desnudan a Zidane
Fotografía: Las llamadas internas que desnudan a Zidane

Rocambolesca. Es como podría definirse la operación relevo de Rafa Benítez. Tras fracasar en su cometido, y confirmado el fracaso tanto de José Ángel Sánchez –director general del Madrid, quien lo recomendó– como de Florentino Pérez, ambos se pusieron manos a la obra en busca del sustituto. La decisión estaba tomada antes del partido contra la Real Sociedad. El momento llegaría al menor tropiezo deportivo. La gran pregunta era la siguiente: «¿Y a quién ponemos?».

Zinedine Zidane nunca fue la primera opción para Florentino. Los profesionales que trabajan en el Madrid seguían los avances del entrenador francés, que no lograba resultados especialmente satisfactorios para la cúpula blanca. «Todavía está verde», se comentaba.

Tras ser despedido del Chelsea, el primer teléfono que sonó fue el de José Mourinho. Además de la llamada de rigor para darle ánimos tras la destitución, hubo otras dos llamadas por parte del máximo dirigente madridista. Su posible regreso estaba sobre la mesa, aunque no convencía del todo a ninguna de las partes. Sin embargo, Florentino se fue convenciendo tras ser testigo del tremendo malestar que generaba Rafa Benítez. Tanto en la plantilla, como en la afición.

Víctor Fernández

La sorpresa fue cuando, en esa segunda llamada, Mourinho le dijo a Florentino que «no». Su prioridad pasa por seguir viviendo en Londres y por seguir entrenando en la Premier League. Volver al Madrid suponía demasiados dolores de cabeza. Entre ellos, entenderse con las manzanas podridas del vestuario –Cristiano, Ramos y Pepe–, cuya relación se oxidó al tercer año.

Descartado Mourinho aparecía una segunda posibilidad sobre la mesa: Víctor Fernández. Un veterano de los banquillos españoles que, nada más salir su nombre a la luz, fue duramente atacado por algunos medios de comunicación y periodistas mediáticos –como Josep Pedrerol– que no lo veían como una opción real para el Madrid. Hubo llamada, de tanteo, pero ninguna oferta en firme.

El Plan C y las encuestas

Llegaba la hora de poner en marcha el Plan C. Las encuestas que tanto le gustan a Florentino. Zidane seguía estando en su cabeza y los medios de comunicación se empeñaban en señalarlo como candidato. Tanto que Florentino inició la ronda de llamadas a los socios. Por sorpresa, hubo una amplia mayoría que estaba a favor del nombramiento de Zidane. Suficiente.

En la cúpula no lo veían claro. Hay informes que, probablemente,hasta lo desaconsejaban por el momento. Sin embargo, su papel como segundo en la Décima, su buen feeling con los futbolistas, la ascendencia que tiene por méritos propios y la buena acogida por parte del socio convencieron al presidente de que sería la decisión más unánime. La mejor, está por ver.