Las cabezas sobre la mesa en el cónclave de altos mandos en el Bernabéu

La directiva del Real Madrid señala a los culpables de la humillación sufrida ante el Barça

Fotografía: Las cabezas sobre la mesa en el cónclave de altos mandos en el Bernabéu
Fotografía: Las cabezas sobre la mesa en el cónclave de altos mandos en el Bernabéu

El madridismo está muy convulso. La afición gritó contra las estrellas del equipo, contra Rafa Benítez y contra Florentino Pérez en el descanso y al final del clásico contra el Barça. El 0-4 exige soluciones drásticas. Los directivos del Real Madrid saben que la situación es muy delicada, porque nunca Florentino había recibido un trato tan hostil en el Bernabéu, y señalaron hacia el vestuario en la búsqueda de culpables.

Gareth Bale, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo, etiquetados hace un año como los mejores delanteros del mundo, fueron señalados por la afición y, sobre todo, por los directivos. La famosa BBC está en crisis. En venta, como adelantó Diario Gol.

La junta directiva, según filtraciones del club, responsabilizó sobre todo a Cristiano Ronaldo. El astro portugués vive sus peores momentos en el Real Madrid. Quiere ser el líder del equipo pero no ejerce de tal en los partidos importantes. Contra el Barça estuvo ausente. Dispuso de dos claras ocasiones de gol cuando el partido ya estaba decisivo, pero no aportó nada al grupo de Benítez. Y en un mano a mano ante Bravo no supo batir al portero chileno. Le queda medio año en el Madrid. El problema es que su valor de mercado está cayendo en picado y el club difícilmente lo tendrá que vender a un precio muy inferior al deseado.

Ramos, Danilo y Kroos

Karim Benzema también está sentenciado si no reacciona inmediatamente. Anímicamente está muy tocado por su implicación en el chantaje sexual a Valbuena, su compañero en la selección francesa. Florentino da mucha importancia a la imagen y el delantero centro es una persona que nunca ha renunciado a los amigos de la infancia. Amigos de barrios difíciles de Lyon.

El tercer damnificado podría ser Bale. El galés fue una apuesta personal de Florentino. Su rendimiento ha bajado mucho en los últimos meses y la junta directiva dará luz verde a su traspaso si el Manchester United ofrece más de 100 millones por él.

El clásico también dejó tocados a otros jugadores. Especialmente, a Sergio Ramos, el capitán del equipo. Ya no es el defensa autoritario de antes. Danilo y Kroos tampoco están justificando sus millonarios fichajes.