La UEFA quiere al Real Madrid en semifinales

El club blanco se juega un nuevo ridículo frente al Wolfsburgo

Fotografía: La UEFA quiere al Real Madrid en semifinales
Fotografía: La UEFA quiere al Real Madrid en semifinales

El Real Madrid se juega este martes hacer un nuevo ridículo en la Champions. Los pupilos de Zinedine Zidane cuajaron un flojo partido contra el Wolfsburgo en el Volkswagen Arena hace una semana (2-0) y ahora se ven obligados a conseguir una remontada que no se ha logrado en 30 años. La papeleta es complicada para los blancos, pero cuentan con dos aspectos a su favor más eficaces a priori que el desgastado espíritu de Juanito.

En primer lugar, la clara preferencia de la UEFA para que el Madrid acceda a las semifinales. El organismo presidido hasta hace poco por Michel Platini –que batalla ante el TAS para dejar sin efecto la suspensión que le impuso el comité ético de la FIFA– tiene claro que a nivel de negocio (marketing, interés de las televisiones, audiencias…) es mucho más rentable tener al Madrid en semifinales que a un equipo de segunda o tercera línea como es el Wolfsburgo.

Es por este motivo que los jugadores del club alemán ya vienen avisando de ello. «Nos esperamos el peor arbitraje posible», han llegado a manifestar algunos jugadores del equipo. Van mentalizados de que lo tendrán todo en contra para pasar y que tienen que tener mucha fortaleza. Pero al tanto, si marcan un gol, el Madrid tiene que hacer cuatro.

Los amiguismos de Infantino

Preocupan las buenas relaciones de Gianni Infantino –máximo responsable de la UEFA tras la suspensión de Platini y actual presidente de la FIFA– con Florentino Pérez. Las apariciones del abogado suizo rodeado de ex futbolistas históricos del Madrid han sido habituales y la rumorología alimenta los supuestos favores de Infantino a los blancos.

El segundo aspecto que juega en contra del Wolfsburgo es su propio presidente. Se trata del español Francisco Javier García Sanz, socio del Real Madrid y seguidor confeso del club. Curiosamente, este alto ejecutivo de Volkswagen terminó presidiendo el club alemán, pero su cara de circunstancias le delató en el estadio alemán tras vencer al Madrid. Ni lo celebró, ni felicitó a los suyos públicamente, ni ha incentivado el pase a semifinales con alguna prima o similares.