La revolución de Joan Laporta para el Barça: cinco despidos, tres fichajes, cargarse a los enchufados, al chivato, al vividor y al traidor

El precandidato a las elecciones del Barça tiene diseñado su plan de renovación en caso de ganar los comicios

Joan Laporta
Joan Laporta

El FC Barcelona cerró el 2020 con otro partido para olvidar. Los de Ronald Koeman fueron incapaces de pasar del empate contra el Éibar en el Camp Nou. Ya son 9 puntos perdidos de los 27 disputados en casa y 25 de los 45 disputados en Liga. Unos pobres registros que dejan al Barça fuera de los puestos de Champions League hasta 2021.

Un resultado que agrava la crisis deportiva que lleva arrastrando el equipo desde hace meses. O incluso años. Y ojo, porque parece que todavía no han tocado fondo. Siguen sin levantar cabeza

Laporta prepara su aterrizaje en el Barça

Una situación con la que tendrá que lidiar el presidente que salga elegido en la selecciones del próximo 24 de enero. Al nuevo dirigente le queda faena por delante.

Uno de los favoritos para ganar los comicios es Joan Laporta. El ex mandatario es uno de los mejor posicionados para salir elegido como nuevo mandatario. Y de ser así, le tocará hacer una limpieza parecida a las que tuvo que perpetrar en 2003, cuando ganó las primeras elecciones, y en 2008, con la llegada de Pep Guardiola sustituyendo a Frank Rijkaard. En este sentido, Laporta ya tiene experiencia. Tanta que incluso tiene la lista definida de los jugadores que no deberían estar en la entidad el curso que viene.

Joan Laporta
Joan Laporta

Dos enchufados, un chivato, un vividor y un traidor

Uno de ellos es Sergio Busquets. El de Badia del Vallés ha bajado enormemente su rendimiento en los últimos años. Pero es uno de los más cercanos a Messi. Uno de los pocos ‘amigos’ que le quedan en el vestuario. Y lo único que le retiene en el Camp Nou.

El otro ‘enchufado’ es Jordi Alba, un jugador que hace tiempo que vio sus mejores días en el Camp Nou, pero que como Busquets mantiene su puesto al ser uno de los íntimos de Messi. Un futbolista que no deja sitio a ese relevo generacional que viene siendo necesario en el flanco izquierdo desde hace tiempo.

Jordi Alba y Leo Messi
Jordi Alba y Leo Messi

Al de L’Hospitalet le sigue Riqui Puig. Ronald Koeman ya se lo dijo: “Eres un filtrador”. Y Laporta no quiere jugadores en el vestuario que utilizan a la prensa para filtrar información que perjudica al vestuario. Además, cuentan en el entorno del vestuario que el jugado lleva los humos un tanto subidos.

También tendrá muchos números para marcharse Antoine Griezmann. El jugador se está pegando la vida padre en Barcelona, donde después de casi temporada y media todavía no ha aportado nada positivo al equipo. Y así va pasando los días, cobrando un sueldo galáctico sin pegar palo al agua. No se le ve correr mucho menos que a Leo Messi.

Y es Messi el que cierra la lista de señalados. Porque Laporta intentará retenerlo a sabiendas del peso que sigue teniendo en el club catalán, pero son unos cuantos los que no olvidan que quiso bajarse del barco cuando las cosas no han pintado bien. Una actitud más propia de un traidor que de un capitán que debe dar ejemplo y que, como apunta el propio delantero, siente tanto amor por el Barça.

Leo Messi
Leo Messi

Cinco despidos

Pero la lista de despidos sigue con Phillippe Coutinho. Habrá que ver el alcance de la lesión, pero las intenciones pasan por darle salida.

Lo único que aporta el brasileño es un desangre en la economía del club con el que es uno de los sueldos más elevados del Viejo Continente. Una ficha vergonzosa teniendo en cuenta el lamentable y nefasto rendimiento del ex del Liverpool.

Aunque hay otros cuatro jugadores en el punto de mira. Futbolistas que no tienen nivel Barça como Junior Firpo o Martin Braithwite, o futbolistas que hace tiempo que dejaron de serlo como Samuel Umtiti. Buena parte de la parroquia barcelonista no entiende que hace todavía en plantilla.

Y ojo a Ousmane Dembélé. El delantero francés es capaz de lo mejor y de lo peor. Su anarquía es su mejor virtud, pero también su peor defecto. Y el rendimiento que ofrezca de aquí a final de temporada será clave en su continuidad.

Tres fichajes

Y para cubrir las bajas, Laporta ya baraja unos cuantos nombres, con tres de ellos marcados en rojo. El primero es David Alaba, que termina contrato con el Bayern de Múnich en junio de 2021 y llegaría con la carta de libertad. Un Alaba muy polivalente que tanto podría cubrir el hueco de Jordi Alba como poner firmes a los centrales, para los que también sería competencia. Sin olvidar que podría ser uno de los relevos de Sergio Busquets.

Aunque Laporta ya tiene un nombre en mente para la carpeta de Busi. Este es Eduardo Camavinga, que llegaría como relevo generacional del catalán y de un cuestionable Pjanic.

La lista de fichajes imprescindibles que tiene en mente el precandidato es Erling Haaland. El delantero tendrá una cláusula de 75 millones a final de temporada. Y el abogado aprovechará la buena relación que tiene con Mino Raiola para acercarlo al Barça.